Este escalofriante síndrome te impide controlar las acciones de tus propias manos

El síndrome de la mano ajena está caracterizado por la disociación entre la extremidad y el paciente
Este escalofriante síndrome te impide controlar las acciones de tus propias manos
Foto: shutterstock

Un trastorno neurológico bastante particular es el Síndrome de la Mano Ajena, una enfermedad sectorizada y que puede ser motivo de bastante estrés para el paciente. A continuación, nos adentraremos brevemente en ella, especificando sus síntomas y causas.

El síndrome de la mano ajena

Psicología y mente indica que el síndrome de la mano ajena es un trastorno neurológico caracterizado por movimientos involuntarios e incontrolados en una de las extremidades superiores del afectado.

El síndrome genera una sensación de extrañeza respecto a la extremidad afectada. Desde la perspectiva del paciente, el brazo y mano involucrados parecen no pertenecerle o tener vida propia.  En otras palabras, el brazo y la mano experimentan una personificación.

Causas

Una lesión en el cuerpo calloso es la causa más común del síndrome de la mano ajena. Este es el puente entre los hemisferios cerebrales y que garantiza que trabajen de manera coordinada.

No obstante, hay investigaciones que apuntan que el síndrome de la mano ajena se debe también a una lesión en el lóbulo frontal o algún tipo de daño cortical. Tumores cerebrales, aneurismas, cirugías cerebrales o traumatismo craneoencefálicos pueden causar ambas lesiones.

Síntomas

El síndrome de la mano ajena genera una disociación entre la persona y la extremidad afectada. La persona piensa que la extremidad no le pertenece y que tiene voluntad propia, sin embargo, conserva la sensibilidad, por lo que sí siente todos los estímulos sobre ella.

El paciente no tiene consciencia de los movimientos de la extremidad, no se percata de las acciones que ella ejecuta indiferentemente de su complejidad. Es bastante recurrente que el brazo y mano afectados entorpezcan los movimientos de la extremidad sana.

Y estos síntomas pueden incrementarse en situaciones de ansiedad. Estudios científicos han demostrado que el síndrome de mano ajena se hace más evidente cuando hay objetos llamativos alrededor o si el paciente está estresado.

Aunque el síndrome no afecta peligrosamente la salud, sus síntomas pueden llevar al paciente a cometer actos desesperados, por lo que recomendamos consultar inmediatamente con un especialista para iniciar el tratamiento.