Benedicta, una revelación a los 84 años

Ganó en España el premio Goya como Actriz Revelación en la película “O que Arde”.
Benedicta, una revelación a los 84 años
La actriz Benedicta Sánchez (d) recibe el Goya a la actriz revelación, por su trabajo en "O que Arde", en la entrega de los Premios Goya 2020 que se celebra hoy sábado en el Palacio de los Deportes José María Martín Carpena, en Málaga,
Foto: Chema Moya / EFE

Se llama Benedicta Sánchez, y seguramente usted no sepa quién es.

Hasta hace dos horas, yo tampoco sabía.

Benedicta es española, tiene 84 años y este fin de semana se ganó en España el premio Goya como Actriz Revelación en la película “O que Arde”.

Se subió al escenario sin dentadura postiza, con las uñas sin pintar y con el pelo largo, canoso y suelto. Minutos antes le había dicho a los periodistas que a su edad uno no tiene ya ni dientes, ni nervios, ni buena visión, ni ilusiones….

Benedicta, al igual que nuestra Yalitza Aparicio cuando fue nominada al Oscar, nunca había actuado. Su hija la llevó al casting donde debía interpretar a la mamà de un ex presidiario y ganó.

Y a una edad donde ya la gente ni quiere ir al cine y repasan su vida como si fuera una nostálgica película, Benedicta se volvió protagonista de una película de verdad y se ganó un prestigioso premio que la acredita como una verdadera Revelación.

Sí, Revelación y a los 84 años.

Y cuando la veo emocionada recibiendo el premio y leo que se siente como “si un misil me hubiera llevado a la luna”, ya no le creo a Benedicta eso de que a los 84 uno ya no tiene ilusiones…

Y me pongo a pensar en los de 30, que se frustran rápido porque no llegan donde sueñan o a los de 50 que piensan que ya se vencieron sus momentos estelares.

Lo delicioso de la vida es que siempre nos sorprende. Por eso no hay que perder las ilusiones y atreverse.
Si Benedita no hubiera aceptado ir a ese casting, hoy no tuviera ese Goya en sus manos.

Leo también que Benedicta durante toda su vida fue un espíritu libre, que le apasiona la fotografía y que hoy vive por sus nietos que le dice Yaya y a quien les dijo, cuando se ganó el Goya, que los quería mucho.

Gracias Benedicta por Reconfirmarnos que a la vida nunca hay que ponerle punto final. Y aunque ya no hayan ni dientes, ni nervios, ni buena visión, siempre tienen que sobrevivir las ilusiones.

Sobre la autora

Luz María Doria es inmigrante colombiana, periodista, productora ejecutiva de Despierta América y autora de los libros “La Mujer de mis Sueños” y “Tu Momento Estelar”. Podrán encontrar su columna cada lunes en nuestro diario impreso y en este sitio web.