Qué hacer si crees que tienes síntomas de coronavirus

Así puedes diferenciar si es una gripe, un resfriado o el COVID-19
Qué hacer si crees que tienes síntomas de coronavirus
Foto: Shutterstock

Con la creciente preocupación por el nuevo coronavirus que ahora se está extendiendo rápidamente en los Estados Unidos, es comprensible que las personas que desarrollan tos o fiebre se pregunten si tienen COVID-19, la enfermedad causada por el virus.

Habrá muchas personas que piensan que tienen la enfermedad, incluso si es poco probable que hayan estado expuestos y sus síntomas sean más consistentes con otros problemas de salud, como el resfriado o la influenza, dice Gary LeRoy, MD, un médico familiar en Dayton, Ohio, y presidente de la Academia Estadounidense de Médicos de Familia.

Contribuyendo a la confusión es que ésta es una situación en rápida evolución, donde lo que se sabe sobre la enfermedad cambia día a día, incluso en una hora, dicen LeRoy y otros expertos.

El resultado: “Los síntomas respiratorios menores que de lo contrario las personas descartarían están causando mucha ansiedad”, dice Michael Hochman, M.D., director del Centro Gehr para la Ciencia e Innovación de Sistemas de Salud en la Escuela de Medicina Keck de la USC en Los Ángeles.

Además, las pruebas para detectar el virus aún no están ampliamente disponibles, lo que dificulta que las personas sepan con certeza cuándo están infectadas.

Pero en este punto, algunos hechos son claros: COVID-19 es una enfermedad respiratoria viral, con síntomas comunes de fiebre, tos seca y, a veces, dificultad para respirar. Los síntomas varían de leves a severos, y los casos más graves son potencialmente fatales, particularmente en personas mayores o que tienen afecciones médicas subyacentes.

Y al igual que otras enfermedades respiratorias virales, se cree que esta nueva enfermedad se propaga principalmente a través del contacto cercano con una persona infectada, a través de las gotas producidas durante la tos o los estornudos, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

“Esta es definitivamente una situación que deberíamos tomar en serio”, dice Hochman. “No debemos descartarlo, pero el pánico no es útil”. Evaluar cuidadosamente tus síntomas, factores de riesgo y exposición conocida puede ayudarte a decidir cuándo puedes tratarte en casa, cuándo debes hacerte la prueba y si debes comunicarte con un médico.

¿Resfriado, gripe (influenza) o COVID-19?

En la actualidad, según LeRoy, circulan 3 enfermedades respiratorias causadas por una infección viral, según LeRoy: el resfriado común, la gripe y COVID-19.

Puede ser difícil distinguirlos porque algunos síntomas se superponen y otros pueden variar sustancialmente de persona a persona. Aún así, cada una de estas infecciones tiende a tener ciertas características definitorias que pueden darte algunas pistas útiles.

Resfriados. Estas infecciones virales generalmente aparecen gradualmente, según LeRoy, con secreción nasal, congestión, dolor de garganta y tos, generalmente en su peor momento 3 o 4 días después del inicio. Los resfriados a veces también pueden causar dolores de cabeza, dolores corporales y fiebre, pero generalmente son más leves que los asociados con la influenza.

Gripe o influenza. Esta infección es notable por aparecer rápidamente y causar fiebre alta, dolores corporales severos y fatiga extrema. A menudo, “tiene un inicio repentino y abrupto”, dice LeRoy. “Es como si un tren te golpeara”. Ocasionalmente, la gripe puede causar vómitos y diarrea, pero esto es más común en niños.

COVID-19. La fiebre, la tos seca y, con menos frecuencia, la falta de aliento, son los principales indicios. Según un análisis de la Organización Mundial de la Salud de 55,924 pacientes, las personas infectadas con el nuevo virus desarrollaron fiebre en el 88% de los casos, tos seca en el 68% y dificultad para respirar en el 19%. La tos puede ser persistente, sin aliviarse en absoluto durante todo el día, dice LeRoy. Algunas veces, las personas informan que no pueden respirar o hablar fácilmente, o pueden quedarse sin aliento después de un esfuerzo menor, como caminar por la casa.

Cuándo buscar pruebas y tratamiento

La mayoría de los casos de COVID-19 son relativamente leves y se pueden tratar en el hogar. Y como con la influenza y el resfriado común, no hay cura. Si bien ciertos medicamentos antivirales, como el oseltamivir (Tamiflu), a veces pueden limitar la duración y la gravedad de la gripe, no se ha demostrado que esos medicamentos ayuden con COVID-19, aunque se está probando al menos un antiviral, remdesivir.

En cambio, al igual que con el resfriado y la gripe, el tratamiento generalmente se enfoca en aliviar los síntomas al descansar, beber muchos líquidos y usar analgésicos de venta libre para la fiebre o las molestias que lo acompañan.

Cuándo realizar las pruebas u obtener atención médica profesional puede ser más complicado y depende de si es probable que hayas estado expuesto, la gravedad de tus síntomas y tu edad y estado de salud subyacente.

Aquí hay consejos sobre cuándo buscar atención médica, en función de esos factores.

No tienes síntomas, no piensas que has estado expuesto y tienes bajo riesgo. Las personas en este grupo que son menores de 60 años y que gozan de buena salud no necesitan hacerse la prueba, dice Hochman. En cambio, simplemente practica protocolos básicos de prevención de infecciones. Lávate las manos regularmente con agua y jabón durante al menos 20 segundos, usa un desinfectante para manos a base de alcohol con al menos 60% de alcohol si no puedes lavarte las manos, evita a las personas enfermas y escucha las recomendaciones de tu departamento de salud local.

Si tienes más de 60 años, o tienes un sistema inmunitario debilitado o afecciones médicas subyacentes como enfermedades pulmonares, enfermedades cardíacas o diabetes, los expertos también recomiendan que trates de evitar grandes reuniones y vuelos largos no esenciales.

No tienes síntomas, pero has tenido contacto con alguien que tiene COVID-19. Actualmente, los CDC no recomiendan que se te haga una prueba de COVID-19. Pero consulta con tu departamento de salud local para ver si su orientación difiere. Controla tu salud con cuidado e intenta evitar los entornos públicos; si puedes trabajar desde casa, por ejemplo, hazlo. Es especialmente importante mantenerte alerta ante los síntomas si eres mayor de 60 años, estás inmunocomprometido o tienes una afección médica subyacente como el asma.

Tienes síntomas leves a moderados, pero tienes un riesgo bajo y no estás seguro de haber estado expuesto. Si encajas en este grupo y eres menor de 60 años sin otras afecciones médicas, puedes monitorear y tratarte en casa, dice Hochman. Aíslate lo más posible, como lo harías con la influenza. Puedes considerar preguntarle a tu médico de atención primaria o al departamento de salud sobre las pruebas, pero es posible que no estén disponibles, dependiendo de dónde vivas. Y llama a tu médico si los síntomas empeoran.

Tienes síntomas leves a moderados y estás en alto riesgo. Si tienes más de 60 años o tienes problemas de salud subyacentes, comunícate con tu departamento de salud o médico para ver si te realizan la prueba, incluso si no estás seguro de haber estado expuesto al virus. Pero ten en cuenta que las pruebas pueden o no estar disponibles en tu región.

Tienes síntomas leves a moderados y sabes que has estado expuesto a alguien con COVID-19. Comunícate con tu médico o con el departamento de salud pública local para informarte sobre las pruebas, aconseja Hochman. Llamar por teléfono; No solo te presentes en el consultorio de un médico u otro entorno de atención médica, como una clínica o sala de emergencias, dice, el personal puede querer que tomes precauciones especiales, como usar una entrada alternativa y usar una máscara al llegar. De lo contrario, puedes exponer a otros a la enfermedad, o puedes exponerte a contagio por otras personas enfermas.

Tienes síntomas graves. Si tienes fiebre alta, tos persistente que continúa empeorando o falta de aliento que dificulta hablar, comunícate con un médico de inmediato, sin importar tu edad o nivel de riesgo. Y si te sientes como una emergencia médica, con dificultades significativas para respirar, por ejemplo, llama al 911, dice Hochman. Dile al despachador que puedes tener COVID-19 cuando llames, y si tienes una máscara facial, póntela antes de que llegue el personal de emergencia.

Inscríbete para recibir Salud y Bienestar, el nuevo boletín mensual que te ofrece todo sobre salud, nutrición, condición física ¡y mucho más!  Recibe contenido nuevo entregado directamente a tu correo electrónico.

Consumer Reports is an independent, nonprofit organization that works side by side with consumers to create a fairer, safer, and healthier world. CR does not endorse products or services, and does not accept advertising. Copyright © 2020, Consumer Reports, Inc.

Consumer Reports no tiene ninguna relación financiera con los anunciantes en este sitio. Consumer Reports es una organización independiente sin fines de lucro que trabaja junto a los consumidores para crear un mundo justo, seguro y saludable. CR no apoya productos o servicios y no acepta publicidad. Copyright © 2018, Consumer Reports, Inc.