Así fue el día que Britney Spears ya no pudo más

La cantante ha enfrentado duros momentos, sin embargo este se lleva los titulares

Britney Spears es un ícono de la cultura pop, con todos sus años de carrera ha tenido impactantes momentos que la marcaron pero no todos han sido buenos, hubo un tiempo en el que la presión mediática fue mucho para ella y la hizo quebrarse ante las cámaras de los paparazzi.

Ocurrió el 16 de febrero de 2007, entre fotógrafos, cámaras y su equipo de seguridad salió a la ciudad solo para afeitarse la cabeza y tatuarse ante los ojos de quienes la acosaban. En ese momento la cantante enfrentaba un mediático divorcio.

Y es que la rubia era el centro de atención de medios como TMZ, quienes no dejaban de seguirla a cualquier lado. Por ello es que aquel día que salió con una sudadera negra y desanimada, decidió que ya no podía más.

En una entrevista que le hicieron a la estilista que la atendió aquel día recordó que la cantante le dijo que quería raparse el cabello por que estaba cansada de que todo el mundo se lo tocara. Pese a que trataron de evitarlo, todo fue en vano. La joven de 25 años tomó la rasuradora y decidió hacerlo ella misma.

Esto fue el inicio de un ir y venir entre centros de rehabilitación y jurados, a la cantante le quitaron la custodia de sus hijos pues consideraron que no podía hacerse cargo de ellos. Un par de meses después publicó una carta en donde reconoció sus problemas mentales.

Su equipo trató de recuperarla de aquel mal momento con una presentación en los VMA de ese año, sin embargo Britney se mostró prácticamente desanimada y solo aumentó la preocupación de los fans. La princesa del pop tocó el punto más bajo de su carrera pero a partir de ahí comenzó su recuperación.

Afortunadamente ahora vive en paz y se deja ver en sus redes sociales muy abierta con sus fans. Pero no por nada de esos oscuros momentos que pasó salió la frase: “Si Britney Spears pudo sobrevivir el 2007, tú puedes sobrevivir el día”.