¿Por qué el desayuno es la comida más importante del día?

Saltarte el desayuno causará una sensación de letargo y adormecimiento durante el día
¿Por qué el desayuno es la comida más importante del día?
Foto: Shutterstock

El desayuno es un plato crucial, tanto así que suele considerarse la comida más importante del día, rasgo que está respaldado por los efectos positivos sobre la salud que genera un desayuno sustancioso.

En los siguientes apartados conocerás algunas de las razones que hacen del desayuno un momento central en tu dieta diaria.

Momento energizante

De acuerdo con Mejor con Salud, el desayuno nos permite contar con energía durante todo el día, una energía que depende mucho de lo sustanciosa que haya sido la primera comida del día. Si el desayuno consistió solamente de huevos, no esperes estar muy activo en las horas siguientes.

El desayuno contribuye también a tus niveles de concentración, los días de mayor desatención suelen coincidir con los días de menor ingesta mañanera, un fenómeno que ocurre porque comer el desayuno le indica a tu cuerpo que el día ha empezado y que debe actuar.

En el desayuno debemos tener un 25% de la ingesta calórica diaria, por lo tanto, es el momento donde más debes exigirte combinar diversos alimentos para absorber múltiples vitaminas, minerales, fibra y carbohidratos, en cantidades equitativas.

desayuno saludable
Foto: Shutterstock

Ayuda en el desarrollo

El desayuno es crucial en el proceso de desarrollo de niños y adolescentes, en esa comida se absorben nutrientes cruciales que hacen la diferencia entre una alimentación balanceada y una dieta insuficientemente nutritiva.

No desayunar implica un periodo prolongado de ausencia de alimentos, lo que tiene repercusiones físicas, intelectuales y en el humor. Los niños necesitan desayunos sustanciosos que aporten todos los nutrientes que su situación requiere.

En definitiva, el cuerpo encuentra un impulso inicial indispensable en el desayuno, un impulso cuya ausencia se percibe a lo largo del día de manera muy negativa. Nunca te saltes el desayuno, y siempre come las porciones suficientes que te hagan sentir lleno.