Qué hacer cuando alguien en tu hogar tiene COVID-19

Estas 4 acciones son fundamentales si alguien de tu familia se contagia con el coronavirus
Qué hacer cuando alguien en tu hogar tiene COVID-19

Incluso con personas en los Estados Unidos que toman medidas drásticas para practicar el “distanciamiento social” y detener la propagación del nuevo coronavirus que causa COVID-19, es probable que muchos contraigan la enfermedad en las próximas semanas y meses, según estimaciones de algunos expertos en salud pública.

Afortunadamente, especialmente dado el número limitado de camas de hospital, la mayoría de los que se contagian pueden y deben ser atendidos en su casa. “Lo que sabemos es que aproximadamente el 80% de los pacientes con COVID-19 no están lo suficientemente enfermos como para requerir hospitalización”, dice Daniel Barnett, M.D., M.P.H., profesor asociado de la Johns Hopkins Bloomberg School of Public Health.

Sin embargo, leve o grave, cualquier caso de COVID-19 debe tomarse en serio para evitar su propagación, tanto dentro del hogar como a otros miembros de la comunidad, dice Jennifer Nuzzo, Dra. PH, SM, investigadora principal de Johns Hopkins Center for Health Security y profesora asociada en el departamento de salud ambiental e ingeniería y el departamento de epidemiología de Johns Hopkins Bloomberg School of Public Health.

Sin embargo, pocos de nosotros tenemos experiencia en el cuidado de un paciente altamente contagioso en el hogar. Por lo tanto, hemos compilado una guía para hacerlo, basada en entrevistas con expertos en enfermedades médicas e infecciosas, así como en la orientación de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y las agencias estatales de salud.

Estos consejos están destinados a aquellos con un caso conocido o sospechoso de COVID-19 en el hogar. Después de todo, es posible que las pruebas para detectar el virus no estén disponibles o no se consideren necesarias, incluso para alguien que muestra síntomas leves de infección o ha estado expuesto a alguien con COVID-19. “Si tú o un ser querido se enferman pero no estás seguro si es COVID-19 porque no puedes hacerte la prueba, mi consejo es actuar como si tú o tu ser querido pudieran estar infectados”, dice Nuzzo.

Incluso los síntomas “leves” más comunes de COVID-19 pueden ser bastante difíciles para alguien. Pero si los síntomas empeoran hasta el punto de experimentar dificultad para respirar, dice Nuzzo, llama a tu proveedor de atención médica para que te asesore. Las personas mayores o con mayor riesgo de complicaciones por COVID-19 deben llamar a un proveedor de atención médica al primer signo de síntomas. Y si hay una emergencia, como problemas serios para respirar, no demores en llamar al 911.

Aislar al paciente

La clave para tratar a alguien con COVID-19 en el hogar es separar al paciente de los demás. Con ese fin, el Departamento de Salud del Estado de Washington, que fue uno de los primeros en el país en ayudar a manejar un número significativo de casos nuevos de coronavirus, recomienda que (si es posible) solo las personas esenciales para brindar atención deben estar en el mismo hogar. “Otros miembros del hogar deben permanecer en otro hogar o su lugar de residencia”, dice una guía (PDF) para pacientes con COVID-19.

Pero si eso no es posible, dice Barnett, la persona enferma debería al menos estar en una habitación separada e, idealmente, usar solo un baño dedicado a ella. (Si no hay un baño separado disponible, debe limpiarse a fondo cada vez que la persona enferma lo use. Más información sobre los procedimientos de limpieza a continuación).

Los CDC dicen que la separación es especialmente fundamental para los adultos mayores y aquellos que tienen sistemas inmunes comprometidos, diabetes o afecciones crónicas del corazón, los pulmones o los riñones.

Como precaución, las mascotas también deben mantenerse alejadas del paciente. Aunque no se conocen casos de mascotas enfermas con COVID-19, los CDC recomiendan limitar el contacto con animales hasta que se sepa más sobre el virus.

Cuidar al paciente

Trata a la persona que está enferma con las mismas medidas que usarías para un virus de resfriado o influenza, dice Michael Hochman, M.D., profesor asociado de medicina en la Escuela de Medicina Keck de la USC. Eso significa muchos líquidos (particularmente aquellos con sal como una sopa), mucho descanso y remedios de venta libre para controlar los síntomas.

Muchos medicamentos de venta libre no son particularmente efectivos y tienen efectos secundarios, dice Hochman, pero ha estado alentando a sus pacientes a usar enjuagues salinos nasales (como una olla Neti) y reductores de fiebre como Tylenol (acetaminofeno). En cuanto a la cantidad de líquido que debes tomar, dice que un buen barómetro es asegurarte de que tu orina tenga un color normal (no demasiado oscuro) y que estés produciendo una cantidad normal.

Supervisa al paciente para verificar los niveles de fiebre y los síntomas graves que indiquen la necesidad de atención médica, como falta de aliento, confusión o aturdimiento, dice Hochman.

Llama a un médico de atención primaria o a las autoridades sanitarias locales para obtener orientación si sientes que la persona que estás cuidando necesita atención médica. Si están gravemente enfermos, llama al 911 e infórmale al despachador de inmediato que podrían estar lidiando con un caso COVID-19. (Aprende más información sobre los síntomas de COVID-19.)

Protege al cuidador

Seguir estas recomendaciones de los CDC puede ayudar a proteger a la persona que cuida a un paciente con COVID-19 de no enfermarse.

Usar una máscara. Aunque sigue siendo cierto que la mayoría de las personas sanas no necesitan usar máscaras, esa amplia orientación cambia cuando alguien está enfermo o cuida a alguien que está enfermo. Las personas enfermas deben usar una máscara cuando no pueden evitar estar en la misma habitación que los demás, dice Barnett. Y cualquier persona que cuide directamente a un miembro del hogar enfermo también debe usar una máscara.

Usar guantes. Se recomiendan guantes médicos desechables para atender a un paciente, limpiar en la sala de aislamiento y recolectar cosas como pañuelos, utensilios para comer y ropa de cama que puedan albergar el virus, dice Jason Kindrachuk, Ph.D., profesor asistente en el departamento de microbiología médica en la Universidad de Manitoba y un especialista en virus emergentes. Los guantes desechables deben desecharse después de cada visita a la sala de aislamiento. (Lávate bien las manos después de quitártelos). Alternativamente, dice Kindrachuk, los guantes estándar de goma para lavar platos o de utilidad también funcionan, pero deben desinfectarse después de cada visita a la sala de aislamiento sumergiéndolos en una solución de 1 a 9 de cloro con agua.

Lávate las manos frecuentemente con agua y jabón. Esto es cierto incluso si usas guantes y especialmente cada vez que sales de la sala de aislamiento.

Limpia los objetos compartidos a fondo, o no compartas objetos. Cualquier objeto que salga de la habitación (ropa de cama, utensilios para comer, pañuelos de papel, etc.) debe desinfectarse, lavarse o tirarse con cuidado de inmediato en un bote de basura forrado con una bolsa de plástico que se pueda sellar y desechar fácilmente. Si es posible, según los CDC, debes “evitar por completo compartir artículos del hogar” con el paciente.

Limpia todas las superficies domésticas “de alto contacto” al menos diariamente, dicen los CDC, incluidos mostradores, mesas, manijas de las puertas, accesorios de baño, inodoros, teléfonos, teclados, tabletas y mesitas de noche. Además, limpia cualquier superficie que pueda tener sangre o fluidos corporales. Barnett dice que la mayoría de los limpiadores o desinfectantes domésticos estándar son efectivos, al igual que una solución de agua a cloro de 9 a 1. (No mezcles el cloro con otros limpiadores).

Deja entrar un poco de aire fresco. Los CDC recomiendan abrir ventanas o usar un acondicionador de aire para garantizar que tu hogar tenga un buen flujo de aire, si el clima lo permite.

Aislando tu hogar

Debido a que aquellos que viven en un hogar con alguien que se sabe o se sospecha que tiene COVID-19 tienen un alto riesgo de contraer el virus, todos en la casa deben aislarse de otros miembros de su comunidad. Dichas medidas pueden ayudar a detener una mayor propagación del virus.

Los CDC sugieren monitorear tu salud desde el día en que estuviste expuesto por primera vez y continuar haciéndolo durante 14 días después de tu exposición más reciente posible. Está atento a la fiebre (tómate la temperatura dos veces al día), tos, dificultad para respirar, escalofríos, dolor de cuerpo, dolor de garganta, dolor de cabeza, diarrea, náuseas/vómitos y secreción nasal.

Si después de 14 días sin ninguna exposición a otros no tienes ningún síntoma, puedes continuar con tus actividades diarias, dicen los CDC, aunque, por supuesto, eso no significa que debas reducir cualquier esfuerzo más amplio para ayudar a frenar la propagación de COVID-19 a través del distanciamiento social o quedarte en casa tanto como sea posible. También puedes revisar las pautas de los CDC sobre cuándo una persona enferma puede terminar su propio aislamiento.

Inscríbete para recibir Salud y Bienestar, el nuevo boletín mensual que te ofrece todo sobre salud, nutrición, condición física ¡y mucho más!  Recibe contenido nuevo entregado directamente a tu correo electrónico.

Consumer Reports is an independent, nonprofit organization that works side by side with consumers to create a fairer, safer, and healthier world. CR does not endorse products or services, and does not accept advertising. Copyright © 2020, Consumer Reports, Inc.

Consumer Reports no tiene ninguna relación financiera con los anunciantes en este sitio. Consumer Reports es una organización independiente sin fines de lucro que trabaja junto a los consumidores para crear un mundo justo, seguro y saludable. CR no apoya productos o servicios y no acepta publicidad. Copyright © 2020, Consumer Reports, Inc.