Muere una joven negra baleada por la policía cuando dormía con su novio en su casa en Kentucky

Los agentes entraron por fuerza a casa de la pareja, según la familia. El joven les disparó y ellos respondieron con una lluvia de balas

Cinta policial en escena de crimen. Imagen ilustrativa.

Cinta policial en escena de crimen. Imagen ilustrativa. Crédito: Apu Gomes | AFP / Getty Images

Breonna Taylor, una paramédico afroamericana de 26 años, estaba durmiendo en su casa en Louisville (Kentucky) el 13 de marzo junto a su novio, Kenneth Walker, de 27 años, cuando tres personas entraron por la fuerza en la vivienda.

El hombre disparó contra ellos, según la cadena NBC, y en el tiroteo posterior su novia, que estaba desarmada, recibió ocho balazos y perdió la vida. El ha sido arrestado, acusado de agresión e intento de asesinato.

Los intrusos resultaron ser en realidad policías, que buscaban a dos hombres sospechosos de vender drogas en un vecindario a más de 10 millas de distancia de la vivienda, según ha informado el diario The Courier-Journal.

Según los registros policiales y judiciales, los agentes tenían una orden de allanamiento que incluía la casa de Taylor, lo que les permitía entrar sin tocar a la puerta ni identificarse como miembros de las fuerzas del orden.

Los vecinos y la familia de Taylor aseguran que la policía no se identificó como tal, y que la pareja creyó que eran criminales, por lo que Walter disparó en defensa propia.

El departamento de la Policía Metropolitana de Louiville asegura que los oficiales llamaron varias veces a la puerta y sí anunciaron su presencia como policías.

Después de forzar la entrada, “fueron inmediatamente recibidos por disparos”, según explicó el teniente Ted Eidem a la prensa.

La madre de Taylor, Tamika Palmer, ha presentado una demanda ante la Corte de Circuito de Jefferson, alegando muerte por negligencia y fuerza excesiva.

Según la demanda, Taylor y Walker dormían en su habitación cuando los tres policías, vestidos de civil y en vehículos no marcados, irrumpieron en su casa en busca de un sospechoso que vivía en otra parte de la ciudad y que ya estaba bajo custodia policial.

Los tres oficiales dispararon “a ciegas” más de 20 tiros, añade la familia.

La pareja no tenía antecedentes penales. La policía no encontró drogas en la vivienda.

La familia ha contratado al abogado Ben Crump, el mismo que representa a la familia de Ahmaud Arbery, el joven afroamericano asesinado por dos hombres blancos en Georgia.

“Fue un asesinato completamente innecesario e injustificable de una mujer inocente”, ha indicado Crump en una entrevista en la cadena CBS.

El gobernador de Louisville indicó el martes a través de la red social Twitter: “Como siempre, mi prioridad es que la verdad salga a la luz y que la justicia siga el camino de la verdad”.

Este caso cobra especial relevancia después de la muerte de Ahmaud Arbery, que fue tiroteado el 23 de febrero tras ser perseguido por un hombre blanco y su hijo cuando corría por el vecindario de Satilla Shores, en Brunswick (Georgia). Los dos hombres fueron arrestados finalmente la semana pasada, tras meses de inacción judicial, y están acusados de asesinato.

En esta nota

afroamericanos Ben Crump Breonna Taylor Kenneth Walker Kentucky louisville Policia Tamika Palmer

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema
Contenido Patrocinado
Enlaces patrocinados por Outbrain