Key West instala pasos peatonales permanentes con los colores del arcoíris para solidarze con la comunidad LGBTQ

Imagen aérea del paso de peatones con los colores del arcoíris.

Imagen aérea del paso de peatones con los colores del arcoíris. Crédito: Florida Keys Bureau | Cortesía

Abarcando las cuatro esquinas de la intersección en las calles Duval y Petronia, los cruces peatonales instalados el lunes presentan largas bandas de los seis colores de la bandera del arcoíris, un símbolo de la comunidad LGBTQ que es reconocido internacionalmente.

Los cruces peatonales están compuestos de franjas de color termoplásticas preformadas. Después de que los empleados de la ciudad colocaran las rayas en la calle, fueron tratadas térmicamente con antorchas de propano para fijar los colores permanentemente en el pavimento.

Te puede interesar: Un policía de Miami golpea a un peatón con una camioneta

“Los pasos de peatones del arcoíris significan que todos son bienvenidos, que todos son iguales, que todos son reconocidos y que realmente cumplimos con el espíritu de ‘Una familia humana’”, comentó la alcaldesa de Key West, Teri Johnston.

“Una familia humana” fue adoptada como la filosofía oficial de la ciudad en el año 2000.

La instalación de los pasos de peatones fue la última fase de un proyecto para repavimentar la mayor parte de la histórica calle Duval de Key West.

Te puede interesar: El alcalde de Miami no descarta paralizar la reapertura si continúan los casos de coronavirus

Los pasos de peatones Rainbow se instalaron originalmente en 2015, convirtiéndose rápidamente en un hito de la ciudad y una popular parada para tomar fotos. Su reemplazo, requerido por el proyecto de repavimentación, también permitió un rediseño que hace que los colores del arcoíris se destaquen más vívidamente contra el asfalto.

En esta nota

Florida Key West LGBTQ Miami

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema
Contenido Patrocinado
Enlaces patrocinados por Outbrain