ICE cometió injusticia al deportar al dreamer Jesús Alberto López

ICE cometió injusticia al deportar al dreamer Jesús Alberto López
Jesús Alberto López. (Action.Mijente.net/M.López)
Foto: Cortesía

Hace dos semanas esta columna tocó en breve el tema de la súbita deportación del beneficiario de DACA Jesús Alberto López, un joven que llegó a Chicago en 2005 a la edad de 9 años junto a sus padres.

El 9 de junio, bajo engaño, agentes de ICE citaron a López a una audiencia en Cedar Rapids, Iowa, algo que sus abogados calificaron como sospechoso. Al preguntarles a los agentes la razón de la cita, estos les indicaron a los abogados que era una audiencia de rutina y que solo le tomarían las huellas digitales.

Pero al entrar a la audiencia, los agentes de inmediato esposaron a López y se le llevaron. Al día siguiente, el 10 de junio, López amaneció en Coahuila, en el lado mexicano de la frontera.

El drama de López, de 25 años de edad, comenzó el 21 de mayo de 2019 cuando fue detenido en Marshalltown, Iowa, mientras regresaba de un viaje de ir a campar con sus amigos. La policía lo acusó, aunque después le retiraron los cargos, de posesión de marihuana. Pero en vez de dejarlo libre la policía lo entregó a la custodia de agentes de ICE, quienes lo transportaron a un centro de detención en Iowa y después a otro en el Condado Freeborn en el estado de Minnesota.

El joven ‘dreamer’, quien recibió su permiso de DACA en 2013, pasó nueve meses detenido a pesar que calificaba para renovar su permiso de DACA, el cual había expirado en 2015.

Este joven es el típico ‘dreamer’. Vino aquí de niño procedente de Guadalajara, Jalisco. Aquí asistió a la primaria y luego en 2014 se graduó de la Academia Solorio en Chicago. López trabajaba en la construcción, no tiene ningún antecedente penal y ayudaba a sostener económicamente a su familia.

Rey Wences, un organizador con el grupo Comunidades Organizadas Contra las Deportaciones, opina que esta deportación es una represalia contra López por haber entablado demandas contra ICE y contra la Oficina de Ciudadanía e Inmigración (USCIS).

La demanda contra ICE es por haberlo detenido sin justificación siendo que él estaba amparado bajo DACA. La otra, contra USCIS, es porque esta oficina le negó la renovación de su permiso. USCIS no le renovaba su permiso porque estaba detenido y ICE no lo dejaba en libertad para poder aplicar para el permiso.

“Esta fue una represalia contra López, no tenían por qué deportarlo, sus demandas aún están en las cortes,” dijo Wences sorprendido.

Ahora López está de nuevo en Guadalajara, México, un país al que no había visitado desde que partió de ahí con sus padres.

Esta es una clara injusticia de ICE y se hace un llamado a los funcionarios electos, desde el senador Dick Durbin y el congresista Jesús García hasta el gobernador J.B. Pritzker y a la alcaldesa Lori Lightfoot, para que ayuden a regresar a este joven a su casa con sus padres en Chicago. En este caso, ICE actuó fuera de la ley y castigó a un joven soñador por ejercer sus derechos, algo que se debe corregir de inmediato.

Cuando la Suprema Corte dio su fallo a favor de DACA y en contra del presidente Trump, Miguel López, hermano de Jesús Alberto, pensó en su hermano deportado por un capricho de ICE.

“El debería estar aquí con nosotros celebrando la decisión de la Suprema Corte y no allá en México, un país al que no ha visto en 15 años,” dijo Miguel.