Miami impone toque de queda por coronavirus y vuelve a cerrar establecimientos e instalaciones deportivas

Entre las 10 de la noche y las seis de la mañana del día siguiente solo podrán salir a la calle los trabajadores. El resto solo lo podrá hacer en casos excepcionales

Miami ordenó el cierre de playas durante el fin de semana del 4 de julio.
Miami ordenó el cierre de playas durante el fin de semana del 4 de julio.
Foto: Giorgio Viera / EFE

El condado de Miami-Dade extenderá el toque de queda por coronavirus que estableció el pasado fin de semana para evitar aglomeraciones con motivo de la festividad del 4 de julio. Además, el alcalde Carlos A. Gimenez ha anunciado que dará marcha atrás en las aperturas de negocios “un aumento en el porcentaje de pruebas COVID-19 positivas y un incremento en [el número de] hospitalizaciones”.

Gimenez anunció este lunes en un comunicado que ha firmado una orden de emergencia que “cerrará [a partir del miércoles 8 de julio] restaurantes (excepto los pedidos para llevar y los envíos), así como los salones de baile, las instalaciones para banquetes, los lugares para fiestas, los gimnasios y centros deportivos y los alquileres a corto plazo“.

Sí se podrán seguir realizando muchas de las actividades al aire libre siempre y cuando cumplan con las estrictas medidas de distanciamiento social y los asistentes lleven cubrebocas. En este grupo se incluyen las piscinas de condominios y hoteles, los campamentos de verano o los centros de cuidado infantil que, además, deberán limitar su capacidad.

Las playas abrirán este martes 7 de julio después del cierre temporal durante el fin de semana del 4 de julio, pero el condado advierte que volverán a cerrarlas si no se siguen las medidas sanitarias.

El toque de queda vigente en el condado prohíbe la circulación por la vía pública entre las 10 de la noche y las seis de la mañana del día siguiente. Solo los trabajadores esenciales podrán salir y las personas que tengan “obligaciones religiosas”.

El gobierno de Gimenez busca “asegurar que nuestros hospitales continúan contando con el personal necesario para salvar vida”, tal y como apunta en el comunicado. Florida es uno de los estados del llamado Cinturón del sol en el que más está subiendo la cifra de contagios. Fue también uno de los que más rápido suspendió las medidas de confinamiento para volver a echar a andar la economía.

Las autoridades estatales han confirmado 206,447 contagios hasta la noche de este lunes, según el conteo de la Universidad Johns Hopkins. Miami-Dade, con 47,011 casos y 1,077 muertes, ha visto crecer desde mitad de junio el número de casos en la población que tiene entre 18 y 34 años, una tendencia que las autoridades sanitarias del condado relacionan especialmente con la afluencia de jóvenes a espacios abiertos y cerrados en los que hay mucha gente.

Este mismo lunes, el experto en enfermedades infecciosas de la Casa Blanca, también destacó el aumento de casos entre las personas jóvenes y apeló a su responsabilidad para detener la propagación del virus. Eso incluye evitar las aglomeraciones, mantener la distancia social y cubrirse la cara.