La edición de Art Basel en Miami cada vez más cerca de la cancelación

La feria de arte contemporáneo más importante del mundo, que se celebra anualmente en Miami, podría verse amenazada por el coronavirus y una nueva legislación

Todo tipo de expresiones artísticas se exhiben en el Art Basel.
Todo tipo de expresiones artísticas se exhiben en el Art Basel.
Foto: Frazer Harrison / Getty Images

La pandemia del coronavirus no es la única amenaza que enfrenta la escena artística de Miami. Existe el temor de que no haya suficientes expositores, pero también que el gobierno de Estados Unidos empiece a regular el mercado del arte.

Los investigadores del Senado de EE.UU. han exhortado al Congreso a poner fin a la “naturaleza secreta” del mundo del arte e implementar “los mismos requisitos contra el lavado de dinero” a las transacciones del mercado del arte “que se aplican a las instituciones financieras”.

Te puede interesar: Arrestan a un hombre de Miami por pedir millones de dólares en ayudas por el coronavirus

Hacerlo podría ahuyentar a los clientes de alto patrimonio que han podido permanecer en el anonimato al realizar compras en galerías de zonas como Design District, Wynwood, Little River, Allapattah y en ferias satélites durante la edición que se celebra en Miami Beach.

En medio de la pandemia del coronavirus, Art Basel ya ha cancelado las ferias de Suiza y Hong Kong este año. Los organizadores de la feria del 3 al 6 de diciembre en Miami Beach enviaron una carta a los expositores dándoles más tiempo para decidir si asistirán o no.

Te puede interesar: Abren nuevo centro de pruebas de coronavirus en el Tropical Park de Miami

“Todavía es un desafío predecir cómo será la situación mundial en diciembre”, escribieron los organizadores. “Sin embargo, seguimos profundamente comprometidos con la celebración de la feria de Miami Beach si es posible”, agregaron.

Los comerciantes de arte pueden perder mucho si se cancela la feria. Ganan aproximadamente la mitad de sus ingresos cuando realizan ventas privadas a través de galerías y la otra mitad en ferias de arte. Todavía ganan muy poco con las compras a través de internet. Si se implementan regulaciones, los distribuidores tendrían que gastar en el cumplimiento ya que conectan a los propietarios de arte con compradores de arte en ventas privadas.