Alimentos que te ayudan a combatir la piel grasa

Alimentos que favorecen la producción de colágeno y una piel sin exceso de sebo
Alimentos que te ayudan a combatir la piel grasa
La alimentación equilibrada es parte de una piel sana.
Foto: Sound On / Pexels

Una piel grasa sucede cuando las glándulas sebáceas de la piel producen demasiado sebo. El sebo es la sustancia aceitosa y cerosa que protege e hidrata la piel, es necesario para una piel sana, pero en exceso además de provocar piel grasa, se obstruyen los poros y puede haber acné.

Además de una rutina de limpieza es importante atender lo que comemos. Algunos alimentos favorecen la piel grasa, mientras que otros favorecer la hidratación, ayudan a la producción del colágeno y procuran un pH natural de la piel.

Avena

Foto: Daria Shevtsova/Pexels

Comer  y aplicarte avena en la piel es favorecedor. Las mascarillas de avena pueden ayudar a limpiar la piel y aliviar la inflamación, lo cual ha sido comprobado por estudios de especialistas en dermatología.

La avena contiene saponinas suaves, limpiadoras, antioxidantes y compuestos antiinflamatorios.

Al comer avena se aprovechan los beneficios de la fibra de beta-glucano que puede ayudar a prevenir aumentos bruscos en los niveles de azúcar en sangre, evitando un pico de insulina que puede aumentar su producción de aceite de sebo.

Aguacates

Foto: Seksak Kerdkanno/Pixabay

No es de extrañar que el aguacate se use como mascarilla, está cargado de ácidos grasos omega-3 y vitaminas A, D y E.

Además de la vitamina E, el aceite de aguacate contiene potasio, lecitina y otros nutrientes que pueden nutrir e hidratar la piel.

Cuando el aguacate se deja actuar durante cortos períodos de tiempo y se enjuaga con agua tibia, el aceite de aguacate puede mantener la piel hidratada sin dejar un residuo aceitoso. El aceite del aguacate también tiene efectos antiinflamatorios, que pueden ayudar a reducir el enrojecimiento y la inflamación asociados con el acné.

Te hace bien comerlo y ponerlo en tu piel.

Pomelo

Foto: PxHere

La toronja o pomelo es rica en vitamina C. La vitamina C favorece la producción de colágeno que proporciona estructura para la piel, el cabello y los huesos.

Puedes comer el pomelo o incluso aplicarlo en la piel. Es naturalmente astringente, por lo que puede ayudar a absorber el exceso de grasa. Además es una fruta que ayuda a mantener tu piel hidratada.

Las bayas como fresas, arándanos y zarzamoras también son excelentes fuentes de vitamina C y antioxidantes.

Plátanos

Foto: Pxhere

Los plátanos son conocidos por aportar potasio y fibra dietética. También aportan antioxidantes, vitaminas como beta caroteno, colina y la vitamina C, lectina y zinc. Puede ayudar a proteger la piel del estrés oxidativo y el envejecimiento prematuro, alejando las bacterias que pueden causar granos y regulando su producción de aceite de sebo.

Nueces

Foto: Marta Branco/Pexels

Las nueces son ricas en ácidos grasos omega-3 y vitamina E. Los ácidos reducen el daño de la radiación ultravioleta y los marcadores de inflamación e inmunosupresión en la piel.

La vitamina E también protege la piel de la inflamación y los radicales libres dañinos.

Kale

Foto: Pixabay

La col rizada es una buena fuente de betacaroteno, el carotenoide que el cuerpo convierte en vitamina A cuando lo necesita. Además, aporta vitamina C.

El betacaroteno y la vitamina A son necesarios para el crecimiento y el mantenimiento de todos los tejidos del cuerpo, incluida la piel y el cabello.

Lentejas

lentejas
Foto: Shutterstock

Los alimentos de alto contenido en fibra (copos de avena, lentejas, etc.) también pueden regular la insulina (la insulina estimula las hormonas masculinas que pueden desencadenar acné). Una dieta rica en fitoestrógenos que se encuentran en alimentos como la soja, las alubias y las lentejas puede servir también para mantener el equilibrio hormonal.

Hidrátate, evita los alimentos grasosos y aquellos con índice glucémico alto (azúcar refinado, pan blanco, alimentos azucarados, las patatas y el arroz blanco). Una dieta sana y equilibrada es la clave para disfrutar de un cuerpo sano y una piel sana.