En diciembre se perdieron 140,000 empleos en Estados Unidos, el primer mes sin crear empleo desde abril

La tasa de desempleo se mantiene en el 6.7% pero en el caso de los latinos se dispara al 9.3%

En diciembre se perdieron 140,000 empleos en Estados Unidos, el primer mes sin crear empleo desde abril
El sector de restaurantes y bares ha perdido 372,000 empleos en diciembre./Archivo
Foto: AFP / Getty Images

El año 2020 acabó destruyendo empleo. Según los datos de la Oficina de Estadísticas Laborales (BLS), en diciembre se perdieron 140,000 puestos de trabajo debido al incremento de los casos de COVID, hospitalizaciones y muertes en los últimos meses, el efecto que tiene ello en la demanda y los esfuerzos por controlarla.

Diciembre fue el primer mes desde el pasado abril en que se perdieron más empleos de los que se crearon.

La pérdida de empleo llega después de meses de recuperación de puestos de trabajo tras las fuertes caídas de la primavera cuando se declaró la pandemia de la COVID. En noviembre y tras la última revisión de esta cifra se crearon 336,000 puestos de trabajo. El deterioro de la salud del país ha sido así de cruel con el mercado laboral.

La tasa de desempleo queda en el 6.7%, igual que en el mes anterior aunque en el caso de los latinos se ha pasado al 9.3% frente al 8.4% del mes anterior. En el caso de los hombres de esta comunidad el aumento del desempleo ha sido de un punto porcentual para quedar en el 8.8% y en el caso de las mujeres latinas el desempleo afecta a 9.1 de cada 100.

La mayor parte de los empleos se han perdido en el sector de servicios de hostelería y hoteles además de la educación privada. En las áreas de servicios profesionales y negocios, vents al por menor y construcción la situación ha sido mejor y ha permitido que la cifra neta de empleos perdidos no sea mayor.

Entre los desempleados hay unos tres millones que lo están de forma temporal, 277,000 más desde diciembre pero el 37.1% de los desempleados (que solo se contabilizan como tal si están activamente buscando empleo) lleva más de 27 semanas sin tener una ocupación.

Unos 15.8 millones de personas dijeron no poder trabajar porque su empleador ha cerrado o perdido fuentes de ingresos durante la pandemia, es un millón de personas más que el mes anterior.