Chilangos en Chicago opinan de la elección del diputado migrante de la capital mexicana

Este 6 de junio se elegirá una voz migrante para el congreso local de la Ciudad de México

Los candidatos a diputado migrante de la Ciudad de México debatieron en una videconferencia difundida por internet. (IEDF)
Los candidatos a diputado migrante de la Ciudad de México debatieron en una videconferencia difundida por internet. (IEDF)
Foto: Cortesía

Este domingo 6 de junio los chilangos (oriundos de la capital mexicana) radicados en el extranjero elegirán por primera vez en la historia a un diputado migrante en el congreso local de la Ciudad de México.

Los chilangos que se han inscrito en la Lista Nominal de Electores Residentes en el Extranjero pueden participar en la elección de la diputación migrante desde el exterior.

Activistas locales alientan a los capitalinos en Chicago que se registraron para votar que no esperen el último minuto para sufragar en estas elecciones históricas.

Los electores mexicanos consultados por La Raza ejercieron su derecho a voto vía postal y de manera electrónica y compartieron sus experiencias sobre el proceso.

Para Luis Narváez, oriundo de Ciudad de México, el proceso para emitir su voto de manera electrónica fue muy fácil; “yo ya había participado de un simulacro un par de semanas atrás y el proceso para ejercer mi voto a través del internet fue igual que el simulacro, fue muy fácil poder ver la boleta con todos los aspirantes a la candidatura de diputado migrante en Ciudad de México”.

Pero lo que no le gustó a Narváez fue el proceso de parte del Instituto Electoral de la Ciudad de México para que la gente se nominara como candidato, debido a que se tenía que trabajar a través de un partido político. “Muchas veces acá en el exterior es muy difícil que los partidos políticos nos tomen en cuenta, entonces a mí me hubiera gustado que una persona se hubiera podido autonominar si así lo quisiera, en un futuro cercano espero que eso sea una posibilidad”.

Narváez, quien es también miembro del Frente Nacional de Inmigrantes, expresó su beneplácito por hecho de ser parte de la historia al participar en los comicios para elegir al diputado migrante.

“Para mí este paso es muy importante, porque ya vamos a tener a alguien que abogue por nosotros. Mi candidata a diputado migrante radica en Chicago, entonces si la candidata por la cual yo voté llega a ganar, eso me garantizará mayor representación y mayor seguridad de que mi voz será escuchada debido a que es alguien que yo sé, que es migrante y que presentará las necesidades de la comunidad”, dijo Narváez.

Para Manuel Castro, quien votó por la vía postal, el proceso fue muy complicado porque tomaba mucho tiempo y había varios pasos que realizar. “El proceso es muy difícil, complicado, tienes que tener tu credencial, convalidarla por internet, checar los datos, te mandan un código, son como cinco o seis pasos, obviamente cuando eres jefe de familia, tienes negocios, estás estudiando, estás haciendo varias cosas y al final de todas esas cosas si te quedan cinco minutos del día dices: ‘pues voy a votar’. Al final del día, esto está hecho como para alguien que tiene tiempo suficiente…”.

Castro espera que el diputado migrante que sea electo represente fielmente en México.“Sobre todo que no se olvide de los mexicanos que están en el exterior, que siga teniendo contacto con nosotros y que vele por nuestros intereses”.

Carlos Arango, activista pro inmigrante originario de la Ciudad de México, votó de manera electrónica desde Chicago para elegir diputado migrante. Para Arango, el proceso desde su inicio ha sido complicado “porque lo primero que tenías que tener era tu credencial de elector y después tenías que darle de alta y luego tenías que registrarte en el padrón electoral del exterior por parte de la Ciudad de México. En cambio en México no es así, en México te registras y estás agregado a un padrón electoral”.

A parte de que son varios pasos, no hubo por parte de las autoridades electorales la información necesaria y eso se refleja en el número de personas que se inscribieron. que son cerca de 12,500 personas para ese voto, siendo que son mucho más los capitalinos en el exterior, mencionó Arango a La Raza. “Esa es la parte complicada y difícil, además de que la gente no tuvo información suficiente para saber que se iba a elegir a un diputado migrante de la Ciudad de México”.

Si embargo, Arango explicó que en cuanto al proceso en sí para votar de manera electrónica para él fue bastante sencillo, no tuvo mucha complicación. “Lo que tiene complicación es todo lo demás antes de llegar a eso”.

El activista Carlos Arango muestra el comprobante de su voto electrónico en la elección de diputado migrante de la Ciudad de México.

Una cara migrante a los temas

La reglamentación para esta elección es limitada porque no te permite hacer ninguna campaña en el exterior, señaló Arango. “Básicamente es muy difícil conocer a los candidatos y que los candidatos tengan un contacto con los posibles votantes”.

Según Arango, lo que se espera del diputado migrante electo es que le dé al Congreso una cara migrante a los temas, que trate de incluir la realidad de Estados Unidos, de Europa, con la realidad de la Ciudad de México. Y que sea una voz que pueda articular todo lo que está pasando en Estados Unidos y que realmente ayude a mejorar los servicios que existen en ese país.

Y otro aspecto clave en la labor del diputado migrante será ser esa voz para seguir atendiendo a las personas que llegan a México deportadas. Arango dice que lo que se espera es que se genere algún tipo de programa en favor de ellos que les permita reintegrarse a la sociedad mexicana.

“Para un diputado migrante es una tarea gigante la cuestión que pueda ser la voz de todo eso, que convenza a los legisladores de que hay que hacer leyes para proteger a la gente”, puntualizó Arango.


La cobertura editorial de La Raza es posible en parte gracias al Chicago Community Trust, la Field Foundation of Illinois y el Lenfest Institute for Journalism/Facebook Journalism Project. Agradecemos su apoyo a nuestro trabajo periodístico.