DACA cumple 10 años pero activistas e inmigrantes de Chicago dicen que aún falta mucho por andar

La Corte de Apelaciones del Quinto Circuito escuchará, el próximo 6 de julio, los argumentos de una demanda de Texas que desafía la legalidad del programaLa Corte de Apelaciones del Quinto Circuito escuchará, el próximo 6 de julio, los argumentos de una demanda de Texas que desafía la legalidad del programa

DACA cumple 10 años. Dreamers y organizaciones pro inmigrantes continúan la lucha por una vía a la ciudadanía.

DACA cumple 10 años. Dreamers y organizaciones pro inmigrantes continúan la lucha por una vía a la ciudadanía.

Después de una década de DACA, más de 600,000 jóvenes dreamers mantienen la esperanza de una legalización con camino a la ciudadanía que les permita vivir sin el miedo de que el programa pueda ser cancelado en cualquier momento por tribunales federales.

Barack Obama estableció el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) el 15 de junio de 2012 para proteger de la deportación y otorgar permisos de trabajo renovables cada dos años a inmigrantes que llegaron al país de forma irregular siendo niños.

Miembros de la Coalición de Illinois por los Derechos de Inmigrantes y Refugiados (ICIRR) y organizaciones locales pro inmigrantes dicen que este no es un momento de celebración, ya que si bien el acceso a DACA ha significado oportunidades para algunos inmigrantes, este es sólo un alivio temporal que no ofrece una vía a la ciudadanía.

De acuerdo con el Servicio de Inmigración y Ciudadanía (USCIS), 611,407 inmigrantes en todo el país estaban protegidos por DACA al 31 de diciembre de 2021. De ellos 31,000 viven en Illinois.

El presidente Joe Biden prometió una reforma migratoria para los más de 11 millones de indocumentados del país, incluidos los dacamentados (como también se le conoce a los dreamers), pero la iniciativa está estancada en el Congreso.

La administración de Donald Trump canceló el programa en 2017, aunque la Corte Suprema frenó posteriormente la medida del mandatario republicano. Sin embargo, el destino de DACA continúa en litigio en los tribunales.

El Departamento de Seguridad Nacional actualmente no puede aprobar DACA para nuevos solicitantes, aquellos que ya han estado amparados por el programa sí pueden renovarlo.

Esto porque el juez federal Andrew Hanen permitió que siguiera el programa pero prohibió nuevas solicitudes de DACA, alegando que la administración Obama había violado la ley de procedimientos administrativos al otorgar este alivio a jóvenes indocumentados.

La Corte de Apelaciones del Quinto Circuito escuchará los argumentos de una demanda de Texas que desafía la legalidad del programa el próximo 6 de julio.

Fred Tsao, asesor principal de política de ICIRR dijo que no se está celebrando el aniversario de DACA porque DACA fue pensado como un programa temporal, pero el Congreso no ha brindado una solución permanente para los jóvenes inmigrantes que tienen o califican para DACA, quienes ya han estado en Estados Unidos por 15 años.

Tsao explicó a La Raza que el caso que cuestiona si DACA se implementó legalmente está en apelación en el Quinto Circuito. “En el improbable caso de que la corte de apelaciones falle a favor de DACA, el programa puede reanudarse en su totalidad con nuevas solicitudes, pero es probable que los estados que presentaron la demanda vuelvan a apelar ante la Corte Suprema”.

Lo más factible que suceda, según Tsao, es que el Quinto Circuito dictamine en contra de DACA. En ese sentido, es probable que la Administración Biden apele ante la Corte Suprema. “No sabemos si el Quinto Circuito terminaría con las renovaciones de DACA si falla en contra de DACA”.

Rocí Villalva tiene 30 años y es beneficiaria del programa DACA desde 2012. (Cortesía Rocí Villalva)

‘Nos han dejado soñando’

Rocí Villalva, de 30 años, emigró de Morelos, México, a Estados Unidos cuando tenía nueve años con sus padres. Ella y su hermana sometieron su solicitud de DACA por primera vez a finales de 2012 y obtuvieron su permiso de trabajo al principio del 2013.

Villalva es conocida como influencer y por crear contenido de turismo de la ciudad en español para Chido Chicago, donde a través de Facebook e Instagram difunde lo mejor del turismo en Chicago en español y con un toque latino. “Quería hacer algo para ayudar a la gente, quería hacer algo que fuera de beneficio para alguien más, decidí crear este contenido y en español porque no había muchos creadores que lo hicieran totalmente en español…”, dijo Villalva a La Raza.

Villalva está ahora trabajando en colaboración con Choose Chicago, el buró de turismo de la ciudad. El objetivo es que el turismo no esté enfocado sólo en el centro de Chicago si no que, a través de difusión de contenido en este caso en español, los visitantes lleguen a los barrios de Chicago y apoyen los negocios de esas áreas. La joven empezó con Albany Park, Uptown, La Villita y ahora está mostrando el turismo y el comercio en Pilsen.

Villalva tiene un título de asociado en estudios generales gracias a que obtuvo una beca de dos años para estudiar en un colegio comunitario. “Así fue como yo pude agarrar mi asociado, pero fue una beca especial, que la estaban dando nada más a estudiantes indocumentados”.

Para esta dreamer, residente de Albany Park, un barrio del noroeste de Chicago, “debemos seguir apoyando la causa [de DACA] hasta que se concrete algo para que veamos los resultados, porque nos han dejado soñando… Creo que no tan solo digamos son 10 años, veamos lo que ha pasado, tenemos que despertar y hacer algo por nuestra comunidad y no tan sólo por nosotros sino también para nuestros padres porque les habían prometido a ellos algo similar a lo de nosotros”.

Alejandra Aragón (izq.), de 25 años, es asistente médico en el hospital Northwestern en Huntley, Illinois. (Cortesía Alejandra Aragón)

‘¿Todo lo que nos hemos esforzado va a ser en vano?’

Alejandra Aragón, de 25 años, fue traída por sus padres cuando tenía tres años desde Ciudad de México a Estados Unidos. También sus hermanas Sandra y Martha. Las tres solicitaron el programa DACA en 2012. Ellas tienen dos hermanas menores nacidas en EEUU.

Alejandra es asistente médico, certificada en flebotomía, y trabaja en el hospital Northwestern en Huntley, Illinois. Sandra, de 26 años, tiene un asociado en artes y Martha, de 28 años, está estudiando negocios y quiere a futuro hacer empresa.

La meta de Alejandra Aragón, residente del suburbio de Crystal Lake en el Condado de McHenry, es convertirse en enfermera y está ahorrando para pagar sus estudios. Esta joven recibió asistencia en la organización Mano a Mano Family Resource Center para renovar su DACA y dice que su permiso de trabajo está vigente hasta mayo de 2024.

“Por la condición migratoria de la familia, cuando falleció mi abuelita no pudimos ir a enterrarla, ni pudimos despedirnos de ella”, cuenta Alejandra con voz compungida. Esta es la realidad de miles de indocumentados que no pueden salir de las sombras.

Las hermanas Aragón esperan que el gobierno considere a los dreamers y su aporte a la economía del país para una legalización.

La posibilidad de que DACA se cancele ha provocado temor en Alejandra y sus hermanas. “Yo y mis hermanas no hemos querido comprar casa o sacar algo más formal aquí por lo mismo. No sabemos, si es que lo llegan a quitar y perdemos ese estatus temporal, cómo es que se van a poner las finanzas en la casa, cómo es que se va a poder terminar la escuela. Tanto que hemos invertido en nuestras carreras, tanto que hemos invertido en el país, en la economía, y todo lo que nos hemos esforzado, ¿va a ser en vano o van a considerar todo eso para poder continuar DACA o darnos algo más permanente?”.

La cobertura editorial de La Raza es posible en parte gracias al apoyo del Chicago Community Trust.

En esta nota

DACA Inmigración Reportajes Chicago

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema
Contenido Patrocinado
Enlaces patrocinados por Outbrain