Diseñar un Hospital Consciente del Uso del Agua en Lucile Packard Children’s Hospital Stanford

PALO ALTO, California–(BUSINESS WIRE)–Preservar los recursos naturales, especialmente el agua, es un aspecto
central de la expansión y del nuevo edificio principal de Lucile
Packard Children’s Hospital Stanford
.


Mientras que el mantenimiento de un ambiente seguro para los niños y sus
familias requiere de una gran cantidad de agua limpia, el hospital está
dando un ejemplo líder en la industria en la forma en que mantendrá sus
complejos sistemas y equipos médicos, así como los servicios esenciales,
como calefacción y refrigeración, lavado de ropa, esterilización,
saneamiento y servicios de alimentos.

Este enfoque es más que una sutileza: Hoy en día, los hospitales son los
terceros edificios públicos de más alto consumo de agua, detrás de las
instalaciones de cuidado de ancianos y los hoteles, que utilizan un
promedio de 570 galones de agua por cama atendida por día, de acuerdo
con la revista Healthcare Design. En comparación, la Agencia de
Protección Ambiental de los Estados Unidos estima que una persona
promedio utiliza alrededor de 80 a 100 galones de agua por día.

A medida que continúa la construcción del proyecto del hospital, los
arquitectos, los diseñadores y los planificadores están cambiando las
cifras del consumo de agua. El centro ampliado, que se inaugurará en
2017, agregará 521 000 pies cuadrados a los ya, aproximadamente, 300 000
pies cuadrados existentes del hospital, ampliará y modernizará la
atención para los niños, las embarazadas y sus familias, y agregará más
habitaciones privadas. Una vez que la expansión se inaugure, el hospital
contará con un total de aproximadamente 330 camas en el lugar, con la
posterior expansión de hasta 361 camas en el lugar. Junto con otros
locales, el hospital tendrá 397 camas autorizadas.

“Durante todo el proceso de diseño, nos fijamos en la sostenibilidad
como elemento clave”, señaló Jill Ann Sullivan, MSN, RN, vicepresidenta
de la transformación y la planificación del espacio del hospital. “El
uso consciente del agua genera un impacto en toda la comunidad y ahorra
dinero a largo plazo. Además, es simplemente lo que hay que hacer”.

Paisajismo

Un sentido inherente de la responsabilidad ambiental es una fuerza
impulsora detrás del diseño, lo que hace que la sostenibilidad y los
sistemas “ecológicos” sean una prioridad. El edificio se integra
perfectamente en la naturaleza de su diseño, con casi cuatro acres de
jardines y espacios verdes para el disfrute de los pacientes, las
familias, los visitantes y el personal.

El paisaje contará con plantas nativas y resistentes adaptadas que
requieren un mínimo de agua, como las variedades resistentes a la sequía
de la milenrama, el lirio de lino, la lila de montaña, la lavanda y la
salvia. Se plantará una mezcla especialmente diseñada de hierbas que
requiere poco o nada de agua, en lugar del césped tradicional. Las
extensiones de las zonas verdes y los pavimentos permeables permiten que
la lluvia sea absorbida en las aguas subterráneas de la región en lugar
de correr hacia la bahía.

Se calculó un enfoque sensible al agua para el edificio, mucho antes de
que la sequía actual de California haya hecho que la xerijardinería con
las plantas nativas se vuelva popular y que el uso del agua sea una gran
preocupación. “En 2008, cuando comenzamos la planificación, sabíamos que
no había suficiente lluvia para mantener siquiera las necesidades más
eficientes del hospital”, señaló Robin Guenther, FAIA, LEED, Directora
de Perkins+Will y Diseñadora en Jefe del Proyecto de Ampliación. “Eso
presentó la opción de encontrar formas de reutilizar el agua tanto como
sea posible”.

¿El resultado? No se utilizará el agua potable para el riego. Estos
paisajes de uso eficiente del agua se regarán con agua de lluvia y agua
condensada, agua que se extrae de la deshumidificación del aire en
interiores, que se recogerá en dos cisternas subterráneas de 55 000
galones cada una. El agua destilada que se utiliza sin parar en los
equipos de diálisis también se dirigirá a las cisternas, lo que
garantizará que el agua esté disponible, incluso cuando no llueva. El
reciclaje de estas fuentes ahorrará hasta 800 000 galones de agua al
año, señaló Michele Charles, ingeniera de proyectos LEED para la
expansión que actúa como enlace de sostenibilidad del proyecto, y agregó
que el sistema es adaptable y las cisternas adicionales pueden
integrarse en el futuro.

“La naturaleza es una parte importante de la identidad de Lucile Packard
Children’s Hospital”, manifestó Guenther. “Queríamos crear una
experiencia verde para los pacientes y las familias. Queríamos lograr la
apariencia de un exuberante paisaje verde, al igual que el edificio
existente, pero una que pudiera mantenerse exclusivamente con agua de la
cisterna y la escorrentía natural”.

Sombreado y ubicación

La expansión también incorporará un amplio sistema de sombreado externo
para minimizar la penetración de la luz solar directa durante todo el
año. Limitar la luz solar directa ayuda a reducir la ganancia solar, el
aumento de la temperatura causado por el sol, reducir la necesidad de
aire acondicionado y su consiguiente necesidad de energía y agua. Y, en
una reversión desde los locales tradicionales, el centro de datos del
hospital se ha colocado en el techo en lugar de en el sótano, una
decisión que le permite utilizar el aire exterior como un sistema de
refrigeración en lugar del aire acondicionado durante gran parte del
año. Guenther señala que el consumo de energía térmica del edificio se
prevé que será cerca de 60 % menos que el promedio de los hospitales del
norte de California.

Sistemas de Equipos

Se proyecta que los lavavajillas y esterilizadores que conservan el agua
utilizarán un 80 % menos de agua que sus contrapartes convencionales.
Las bombas de agua refrigerada y los compresores de aire se eliminarán
para reducir el consumo de agua. Los lavabos y los accesorios bajo
demanda y los accesorios de baño de bajo flujo, que también se están
eliminando en el hospital actual, se espera que ahorren 2,5 millones de
galones de agua al año. En conjunto, se espera que estos sistemas en el
nuevo edificio utilicen 38 % menos de agua que en un hospital estándar
comparable, según Guenther. Un tablero electrónico en el vestíbulo
principal mostrará la utilización en curso del agua y de la energía del
edificio.

El hospital actual

El centro hospitalario existente también opera de una manera consciente
con el uso del agua, sobre todo en sus terrenos. Diseñadas durante una
sequía a finales de 1980 e inauguradas en 1991, la mayoría de las
plantas son tolerantes a la sequía. “Un programa en curso para
monitorear y reemplazar o reparar los cabezales de los aspersores mal
alineados o rotos limitan la escorrentía, y las plantaciones están
colocadas para dar sombra al suelo y retener la humedad”, afirmó Patrick
Connor, Director Administrativo de Servicios de Apoyo. En lugar de
utilizar césped artificial, el césped es en su mayoría tolerante a la
sequía y cuenta con un sistema de riego eficiente, que invita a las
familias y a los visitantes a descansar y jugar. También se están
instalando nuevos controladores de riego basados en el clima.

“La sostenibilidad es un principio rector en todo lo que hacemos”,
señaló Christopher
G. Dawes
, Presidente y Director Ejecutivo de Lucile Packard
Children’s Hospital Stanford y de Stanford Children’s Health. “Todos en
nuestro equipo comparten este compromiso. Es parte de ser un buen vecino
y un miembro de la comunidad en general, y garantizar que estamos
haciendo lo mejor posible cuando se trata de preservar todos nuestros
recursos ambientales”.

Acerca de Stanford Children’s Health y Lucile
Packard Children’s Hospital Stanford

Stanford Children’s Health, junto con Lucile Packard Children’s Hospital
Stanford en su esencia, es la mayor empresa de atención médica del área
de la bahía, dedicada exclusivamente a los niños y a las mujeres
embarazadas. Reconocido desde hace tiempo por U.S.
News & World Report
como uno de los mejores de los Estados
Unidos, somos un líder mundial en su clase, ofreciendo atención y
resultados extraordinarios en cada especialidad pediátrica y obstétrica,
con el cuidado que va desde la rutina hasta lo inusual,
independientemente de la capacidad de una familia para pagar. Junto a
los médicos, enfermeras y personal de Stanford
Medicine
, ofrecemos nuestra investigación y atención innovadora a
través de asociaciones, colaboraciones, difusión, clínicas
especializadas y centros de atención primaria en más de 45 localidades
en el norte de California y 100 localidades en la región occidental de
los EE. UU. Como organización sin fines de lucro, estamos comprometidos
a apoyar a nuestra comunidad (desde el cuidado de niños sin seguro o con
seguro insuficiente, adolescentes sin hogar y madres embarazadas, hasta
la ayuda para restablecer el cargo de enfermeras escolares en las
escuelas locales). Más información en stanfordchildrens.org
y en nuestro blog
Healthier, Happy Lives
. También puede descubrir cómo estamos Construyendo
el Hospital del Futuro
. Únase a nosotros en Facebook,
Twitter,
LinkedIn
y YouTube.

El texto original en el idioma fuente de este comunicado es la versión
oficial autorizada. Las traducciones solo se suministran como adaptación
y deben cotejarse con el texto en el idioma fuente, que es la única
versión del texto que tendrá un efecto legal.

Contacts

Lucile Packard Children’s Hospital Stanford
Robert Dicks,
650-497-8364
rdicks@stanfordchildrens.org