Reacción a estudio sobre votantes latinos católicos y evangélicos

Líderes de Chicago reaccionaron ante un estudio que indica que los votantes latinos católicos favorecen fuertemente al presidente demócrata Barak Obama, mientras que los votantes latinos evangélicos están divididos sobre su candidato predilecto.
Reacción a estudio sobre votantes latinos católicos y evangélicos
Estudio indica que los votantes latinos católicos favorecen fuertemente al presidente demócrata Barak Obama, mientras que los votantes latinos evangélicos están divididos sobre su candidato predilecto.
Foto: Archivo

Chicago.- Ante un estudio realizado por el Pew Hispanic Center, que indica que la religión divide al voto latino, líderes religiosos y comunitarios de Chicago reaccionaron refiriéndose a la planificación familiar, el aborto, la comunidad LGBT y sobre todo hicieron un llamado a que los feligreses voten a conciencia.

Según el informe “Los latinos, la religión y la Campaña 2012: Los católicos a favor de Obama, los evangélicos divididos”, el 73% de los católicos latinos apoya al presidente Barack Obama en su reelección. Pero entre los latinos protestantes evangélicos, que representan el 16% de todos los votantes latinos registrados, sólo el 50% prefiere a Obama, mientras que el 39% apoya a su rival republicano Mitt Romney.

Así también, el estudio destacó que muchos feligreses latinos dijeron que han escuchado a su líder religioso hablar sobre el aborto. Un 29% dijo que ha escuchado al sacerdote hablar sobre los candidatos y las elecciones; un 38% dijo que el sacerdote se ha pronunciado sobre la homosexualidad; y un 43% dijo que ha escuchado a los líderes religiosos hablar sobre inmigración.

El padre Marco Mercado, director del Ministerio Hispano de la Arquidiócesis de Chicago, dijo en entrevista con La Raza que “en el aspecto religioso sí hay una división, especialmente por lo último del mandato de salud del presidente Obama”.

Según Mercado, la reforma de salud “obliga a las iglesias o instituciones religiosas a promover los métodos anticonceptivos; pero lo más profundo de todo eso es que el gobierno se toma el derecho en definir cuál es una organización religiosa y cuál no lo es”.

“Bajo este nuevo mandato del presidente Obama, prácticamente la iglesia católica, en todas sus ramas sociales, no podría ser considerada una organización religiosa”, opinó Mercado.

“El mensaje más fuerte que está mandando la Iglesia Católica es que tienen que ir a votar, es una obligación moral y se considera un pecado social no ir a votar por parte de un católico; pero lo más importante es que sea un voto bien pensado y consciente y no simplemente al aventón”, agregó Mercado.

VOTAR A CONCIENCIA

Con respecto a lo que dice el estudio, el pastor Jorge Fuentes, de la iglesia Comunidad Cristiana Vida y presidente de la red de oración USA, no piensa que los evangélicos se encuentran divididos por cuestiones de ideología a la hora de ir a las urnas.

“Los dos candidatos no han sido dmucho beneficio para el pueblo hispano en todos los aspectos”, aclaró.

Sin embargo, Fuentes coincidió en que “hay que elegir con sabiduría a uno de ellos, así que este jueves vamos a tener una junta ministerial a nivel ciudad porque vamos a estar orando el 3 de noviembre, vamos a destinar una hora específica para poder orar por los votantes, porque queremos que la gente sea sabia a la hora de emitir su voto, no queremos que nuestra gente de las iglesias vaya nomás a dar un voto, al ‘ahí se va’, sino realmente voten a conciencia sabiendo lo que están haciendo”.

Sobre el tema de si los líderes religiosos influyen en las decisiones de los feligreses en materia electoral, el padre y activista José Landaverde, de la Misión Católico Anglicana Nuestra Señora de Guadalupe, aclaró que “si el clérigo es responsable, no tiene que influir en la toma de decisiones de nadie; uno como clérigo promueve a que la gente vote, pero no se le inculca por qué candidato tiene que votar; la gente tiene que decidir por sí misma”.

DECIDIR POR SÍ MISMOS

Varios líderes opinaron igual que Mercado, quien enfatizó que “la cuestión migratoria sigue siendo un aspecto prioritario en la comunidad hispana”.

Por su parte, el padre Brendan Curran, de la parroquia San Pío, en Pilsen, dijo que “ningún candidato llena todo nuestros valores católicos, así que a la hora de votar hay que ver quién es el que trabaja por nuestra comunidad, vela por nuestros derechos y respeta a las familias inmigrantes de este país”.

“Si les pregunto a los feligreses de la iglesia ¿cuál es el tema más importante?, seguro que lo primero que me dicen es lograr la reforma migratoria y las cuestiones de salud”, comentó.

Emma Lozano, activista pro inmigrante y pastora de dos iglesias metodistas, dijo a La Raza que para ella, lo más importante es que las familias se mantengan unidas.

“Veo en las iglesias que el asunto que impacta a nuestra comunidad es inmigración; otros pueden decir que es otra cosa, pero aquí en la comunidad mexicana inmigrante donde yo trabajo el primer asunto en su agenda es la reforma migratoria”, afirmó y agregó “por eso ellos están involucrados, aunque son indocumentados, por ejemplo, estuvieron inscribiendo a personas para votar porque quieren que surja el cambio”.

PLANIFICACIÓN FAMILIAR

Entre otros aspectos, el estudio reflejó que existe un creciente apoyo a los matrimonios del mismo sexo, ya que un 52% de los latinos en general apoyan los matrimonios entre gays o lesbianas; sin embargo, destacó que un 66% de los evangélicos latinos se oponen a éste y un 25% se pronuncian a favor.

En cuanto al control de natalidad por medio del uso de pastillas anticonceptivas, Esther Sciammarella, directora ejecutiva de la Coalición de Salud Hispana de Chicago, dijo a La Raza que “hoy en día el planeamiento no es una cosa que no ocurra; lo que sí he visto en nuestra comunidad es que la mayoría no está en pro del aborto; pero de cualquier manera esto es una decisión personal”.

Para la mexicana Érica Hernández, de 28 años, activista defensora de los derechos de la comunidad LGBT, más allá de la religión la comunidad latina tiene como prioridad la reforma migratoria.

“Mi voto definitivamente va a ser para Obama porque él ha dado muestras de apoyo a la comunidad LGBT y al matrimonio gay; pienso que su posición no puede ser presentada tan francamente en público porque le costaría votos, pero veo que está haciendo su trabajo a favor de nosotros”, dijo Hernández.