Empieza la desobediencia civil por la reforma

Se hacen arrestar ante la falta de un proyecto de ley para una reforma migratoria integral
Empieza la desobediencia civil por la reforma
Acto de desobediencia civil frente al edificio federal Kluczynski, en el centro de Chicago, el 22 de marzo. Foto Belhú Sanabria/La Raza

Diecisiete líderes pro inmigrantes, políticos y religiosos hicieron sentir su voz de protesta al realizar una vigilia de oración y un acto de desobediencia civil frente al edificio federal Kluczynski en el centro de Chicago para presionar por un proyecto de ley de reforma migratoria.

Se preveía que el 21 de marzo el llamado Grupo de los 8 -integrado por cuatro republicanos y cuatro demócratas- presentara un proyecto de ley de reforma migratoria, lo cual no sucedió. Los políticos tomaron un receso por Semana Santa, mientras cada día que pasa más familias son separadas por las leyes migratorias, según activistas.

Un claro ejemplo es el caso de Wendy Robles, quien con lágrimas en los ojos contó su historia. Su esposo enfrenta proceso de deportación que inició en abril del 2009.

“Hemos presentado dos apelaciones, las cuales han sido negadas, el motivo es porque no podemos demostrar el sufrimiento extremo de mis dos hijas de tres y seis años, ambas ciudadanas de este país”, dijo Robles el pasado viernes.

La mujer dijo que su esposo es el único sostén de su hogar y que toda su familia quiere quedarse en este país.

“No nos queremos ir a nuestro país porque Estados Unidos nos ha dado las oportunidades que en México no tendríamos; por eso hemos emigrado a este país, nuestras hijas son nacidas aquí, queremos que ellas gocen de todos los beneficios que merecen por ser ciudadanas”, explicó Robles.

De ser deportado su esposo, engrosaría la lista de las 1,100 personas que son deportadas cada día, de acuerdo con el movimiento pro-inmigrante.

DEPORTADOS CADA DÍA

“Es muy importante que nuestro congreso, especialmente ahorita, conozca que están dividiendo las familias aquí en Estados Unidos”, dijo el concejal Daniel Solís (D-25) quien participó en el acto de desobediencia.

En entrevista con La Raza Solís dijo que los políticos del capitolio “tienen que pensar que esta legislación, como la legislación de 1986, va a producir aspectos positivos para este país, va a contribuir al empleo, viviendas y las familias continuarán haciendo de este país el mejor país del mundo”.

La acción realizada el 22 de marzo en Chicago fue parte de una serie de acciones en todo el país.

Según Lawrence Benito, director ejecutivo de la Coalición de Illinois pro Derechos de Inmigrantes y Refugiados (ICIRR), “nosotros hacemos un llamado a la Casa Blanca, a la Cámara de Representantes y a otros oficiales electos a que tomen acción sobre un plan de reforma migratoria que incluya a todos”.

El pastor Freddy Santiago, de la iglesia Rebaño Compañerismo Cristiano, de Humboldt Park, dijo a La Raza que “hasta el día de hoy todavía no vemos la valentía que se requiere para que alguien presente algo que sea justo y favorable para nuestras familias”.

“Mientras que el congreso se va a receso durante esta Semana Santa van a haber más de veinte mil familias que van a ser deportadas porque la inacción continúa”, dijo Santiago.

ICIRR y el Movimiento para una Reforma Migratoria Justa indicaron que seguirán con acciones hasta que se presente un proyecto de ley.