Se reunen para correr por las calles de La Villita

Latinos corren para cambiar la imagen negativa de barrio mexicano de Chicago.
Sigue a La Raza en Facebook
Se reunen para correr por las calles de La Villita
Tres veces por semana, al caer el sol, este grupo, formado por personas de todas las edades, se reúne en el estacionamiento de la escuela Castellanos de La Villita para hacer precalentamiento y prepararse para correr por calles que algunas personas intentan evitar en la noche.
Foto: Efe

Chicago.- Un grupo de latinos se reúne para correr por algunas de las calles más peligrosas del barrio mexicano de La Villita, en Chicago, con el objetivo de cambiar el estereotipo negativo que tiene esta zona de la ciudad.

Tres veces por semana, al caer el sol, este grupo, formado por personas de todas las edades, se reúne en el estacionamiento de la escuela Castellanos de La Villita para hacer precalentamiento y prepararse para correr por calles que algunas personas intentan evitar en la noche.

El recorrido los lleva inclusive por los alrededores del complejo carcelario del condado de Cook, que ocupa unas 8 manzanas y alberga diariamente a unos 10.000 reclusos.

Aunque los muros altos, garitas y cercas de seguridad están bien iluminados y vigilados, la zona no es un lugar atractivo para los vecinos, pero los corredores del grupo “Viento” la recorren motivados.

Este grupo fue creado hace un año por Cristina Carreto, una aficionada al aerobismo que se cansó de correr sola y decidió unir fuerzas con otros que, como ella, están interesados en “cambiar el estereotipo negativo del barrio” donde nació y creció.

“Dicen que el vecindario no es seguro, que hay muchos problemas y crímenes, pero a nosotros nadie nos molesta”, declaró Carreto en entrevista con Efe.

Más aún, si bien es cierto que en La Villita actúan pandillas peligrosas como los Latin Kings y Two Six, “los pandilleros saben quiénes somos, nos saludan y hasta nos echan porras”, afirmó.

También son reconocidos por los policías que patrullan el distrito, y que muchas veces los acompañan en parte de su recorrido.

El año pasado, Chicago registró 535 homicidios, y en lo que va de 2013 se cuentan casi 300 muertes. Según cifras de la Policía, la gran mayoría de estos sucesos están provocados por las cerca de 600 pandillas que operan en la ciudad.

“Gracias a Dios nunca ha pasado nada, simplemente caídas con algunos raspones”, dijo la joven, que desea que la gente no se mude del barrio, sino que colabore con su embellecimiento.

Además de demostrar que no es peligroso transitar por sus calles por la noche, también quiere colaborar a reducir los altos índices de obesidad y diabetes existentes entre los vecinos.

“La comunidad tiene que entender que existen formas de estar activos y motivados sin tener que pagar un gimnasio o hacerlo en casa. Pueden participar en nuestro grupo, donde el apoyo es completamente gratuito”, señaló.

Otros barrios de Chicago, como Wicker Park, Logan Square y Humboldt Park, han visto en acción a grupos similares a “Viento”. Inclusive en el barrio hispano de Pilsen surgieron en 1981 “Los Venados” y “The Warriors”.

Sin embargo, según una encuesta realizada en 2011 por Running USA, de los cerca de 12.000 corredores que participan en eventos anuales y se entrenan regularmente en Chicago solamente el 5,1 por ciento es latino.

Caratino Montoya, integrante de “Viento” y residente de La Villita, comenzó a correr hace menos de un año sin amedrentarse por correr por las calles de su barrio, e incluso lo hace acompañado de su familia.

“Corro con mi esposa, a veces me acompañan mis hijos, y el correr en familia nos motiva a todos”, agregó.

Sin toparse con la violencia de estas calles, el único obstáculo que se han encontrado los integrantes de “Viento” en su recorrido es el duro clima del invierno, cuando suspenden sus actividades debido a que en la noche la temperatura cae por debajo de los 20 grados Fahrenheit.