Se requiere un inspector general que sí investigue al Concilio de Chicago

Los concejales de Chicago tienen una proclividad de ir a donde está el dinero y la historia de la ciudad lo comprueba. En los últimos 30 años cuando menos 32 concejales han ido a la cárcel bajo cargos de corrupción.

De hecho, creo que la extorsión y recibir dinero debajo de la mesa viene con el puesto. En 1869 se registró el primer caso de un concejal que aceptó una mordida para doblar las reglas y otorgar un contrato a un conocido.

Lo que sí se puede decir del Concilio de la Ciudad es que es una entidad de igualdad de oportunidad para todos. Si, tanto concejales blancos como afroamericanos y también hispanos han ido al “tambo” (cárcel) tras haber sido encontrados culpables de extorsión, aceptar mordidas y otros actos ilícitos.

Recordemos el dicho atribuido al concejal Paddy Bauler quien supuestamente dijo en 1955: “Chicago no está lista para reformarse”.

El Inspector General de la rama legislativa, Faisal Khan, dejó su puesto recientemente después de que los honorables miembros del Concilio de la Ciudad no le dieron su cooperación, ni presupuesto, para poder investigarlos.

Recordarán ustedes que el Concilio acordó en 2010, después de tantos casos de concejales que son sorprendidos con las manos en la masa, crear la oficina del Inspector General. Lo malo fue que, una vez que fue instalado allí Khan, el Concilio no le dio alas para que pudiera volar y hacer bien su trabajo.

Faisal Khan dejo su puesto después de cuatro años no  sin antes quejarse de que los recalcitrantes concejales se negaban a reunirse con él. Pero aunque Khan se fue, los concejales no deben dormir tan tranquilos. Al salir, Khan dejó todos sus archivos en manos del FBI  por temor a que los concejales los destruyeran.

Existe otra oficina del Inspector General, está ocupada por Joe Ferguson, que se encarga de investigar a la rama ejecutiva del gobierno de la ciudad. Léase el alcalde Rahm Emanuel y a los jefes de su gabinete.

Recientemente, la concejal progresista Michele Smith, del Distrito 43, propuso en el Concilio unificar a ambas oficinas de inspectores, y el concejal Edward M. Burke, del Distrito 14, pidió votar al respecto hasta en un mes.

Ojalá el Concilio haga lo correcto y unifique esas dos oficinas, las cuales quedarían bajo Ferguson. Pero aun si esto sucede sabemos que investigar a los concejales es más difícil que lograr subir con una pesa de acero de cien kilos cuesta arriba.

La ciudad tiene en su piel la manera de hacer las cosas ‘Al estilo Chicago ‘, que quiere decir sin transparencia alguna.  Pero es en el interés de todos que el Concilio de la Ciudad sea responsable ante los ciudadanos.