Alemania 2030; adiós al motor de combustión interna

El Consejo Federal, el organismo legislativo que representa a los 16 estados del país, aprobó la iniciativa Alemania 2030, para eliminar los motores de combustión interna para 2030. El máximo cuerpo legislativo alemán llegó a un acuerdo este fin de semana,…

Alemania 2030

El Consejo Federal, el organismo legislativo que representa a los 16 estados del país, aprobó la iniciativa Alemania 2030, para eliminar los motores de combustión interna para 2030.

El máximo cuerpo legislativo alemán llegó a un acuerdo este fin de semana, que solo permitirá la producción y venta de vehículos con tren motor de 0 emisiones para 2030, que quizá suene muy lejos en el calendario, pero está a solo 16 años, lo que representa un poco más de dos ciclos de vida de un modelo nuevo actual.

Por ahora, la medida, que incluye a los motores de gasolina y diésel, solo aplica a Alemania, la sede de las principales marcas de autos del mundo – Audi, BMW, Mercedes-Benz y Porsche -, pero según algunos analistas se podría extender a toda la Comunidad Económica Europa (28 países), como ha sucedido con otras iniciativas alemanas.

“Si el Acuerdo (Climático) de París (que pide establecer medidas específicas para 2020) para eliminar las emisiones que causan el calentamiento global se va a tomar en serio, no se deben permitir autos con motor de combustión interna para 2030”, dijo Oliver Krischer, legislador del Partido Verde Alemán, uno de los principales proponentes de la iniciativa.

La resolución del Bundesrat le pide a los fabricantes de autos “revisar sus prácticas y cuotas impositivas actuales en relación al estimulo de la movilidad libre de emisiones”, lo que ayudaría a impulsar la producción de más vehículos eléctricos, antes de sus planes actuales.

Alemania 2030, adiós al motor de gasolina o diésel

Volvo 2025

La iniciativa para prohibir los motores de combustión interna para 2030 todavía necesita superar todavía un largo proceso legislativo para convertirse en ley, pero al parecer tiene respaldo general en Alemania y el resto de Europa, tras el escándalo de los motores diésel TDI de Volkswagen, que le costó a la compañía perder 10% de su valor total y más de $16,000 millones en multas y acuerdos con los clientes afectados.

Anticipándose a la medida, fabricantes alemanes como BMW, Mercedes-Benz y Volkswagen, presentaron modelos de producción y prototipos de vehículos 100% eléctricos o iniciativas completas para producir vehículos sin motor de combustión interna, en el Auto Show de París.

Mercedes-Benz presentó el plan más amplio de todos con el debut del prototipo Generation EQ, el primero de lo menos 10 modelos 100% eléctricos para 2025.

De inmediato, no se produjo ninguna reacción de los fabricantes alemanes.