Texas a un paso de mandar a la cárcel a funcionarios de “Ciudades Santuario”

La SB4 penalizaría a universidades que acepten estudiantes indocumentados
Sigue a La Raza en Facebook
Texas a un paso de mandar a la cárcel a funcionarios de “Ciudades Santuario”
La ley penalizaría a los gobiernos locales y a las universidades de Texas que decidan no cumplir las leyes migratorias federales para proteger a indocumentados

“Esta legislación es racista porqué va a criminalizar a todos los inmigrantes y a la gente de color y va a causar más división dentro de la sociedad texana”, señaló a Efe Alonso Mendoza, estudiante de la Universidad de Texas (UT) y miembro de United We Dream, uno de los grupos organizadores de la protesta frente al Capitolio estatal.

Una decena de grupos pro derechos civiles, legisladores demócratas y cuerpos policiales locales presionaron hoy a los republicanos de la Cámara de Representantes de Texas para que rechacen la ley contra las “ciudades santuario”.

El proyecto de ley estatal SB4, que se debate hoy en el legislativo estatal, penalizaría a los gobiernos locales y a las universidades del estado sureño que decidan no cumplir las leyes migratorias federales para favorecer la situación de los indocumentados.

El proyecto de ley podría acarrear penas de cárcel para los sheriffs que estén a cargo de las oficinas de los distritos que no cooperen con las autoridades federales a este respecto.

En este sentido, Mendoza lamentó que la propuesta también incluya a las universidades, lugares que hasta ahora eran “santuario” para los estudiantes beneficiados por la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés) y a los alumnos indocumentados.

Esta propuesta, que ya fue aprobada por el Senado estatal en febrero, se debate hoy mismo en la Cámara de Representantes de este estado, dónde hay mayoría republicana.

En caso de aprobarse, la ley entraría en efecto el próximo 1 de septiembre, según marca el procedimiento de la legislatura texana.

La legisladora demócrata Victoria Neave, que se encuentra en huelga de hambre desde el inicio de la semana en símbolo de protesta contra esta ley, recordó a Efe que esta iniciativa únicamente causa pánico en las familias indocumentadas, que no reportarán crímenes por miedo a ser deportados, entre otras cuestiones.

“Tenemos que luchar hasta el final contra una ley totalmente injusta que, en caso de aprobarse, dejará a familias trabajadoras rotas por la mitad”, añadió Neave, que también asistió al acto de protesta.

La SB4 ha sido una de las prioridades para el gobernador de Texas, el republicano Greg Abbott, quién llegó a asegurar en el discurso anual sobre “el estado del Estado” que su primer objetivo era eliminar este tipo de urbes durante la actual sesión legislativa, que comenzó el pasado 10 de enero.

A pesar de que los poderes estatales pretenden poner trabas a los indocumentados que viven en Texas, varias autoridades locales, entre ellas las oficinas del sheriff de Austin, la capital, y Houston, la ciudad más grande, abogan por rebajar su colaboración con el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE).

El sheriff de Houston, Ed González, quién también acudió hoy a la protesta, remarcó en declaraciones a Efe que esta ley causará “mucho daño” en las comunidades, especialmente las más diversas, que no podrán sentirse seguras por miedo a ser deportados.

“Tenemos que ser un estado abierto para todos y las leyes de inmigración deben proteger la frontera, no apuntar a personas inocentes que llevan años siendo nuestros vecinos”, dijo el sheriff.

United We Dream organizó este evento conjuntamente con Workers Defense Project y Trust Coalition, organizaciones a las que se sumaron Mi Familia Vota, Familias Inmigrantes y Estudiantes en Lucha (FIEL), la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos (LULAC, en inglés), Pantsuit Republic y el Fondo Mexicano de Defensa Legal y Educativa (MALDEF, en inglés) entre otras.

Entre otras iniciativas, las personas que acudieron a la protesta vistieron de negro en motivo de luto y los niños de entre cinco y 14 años regalaron dibujos con mensajes cariñosos a los legisladores republicanos, que también hablaron con los responsables de estas organizaciones antes de empezar sus audiencias.

Más de 600 personas, buena parte de ellos indocumentados, testificaron a principios de febrero frente a los miembros de la Comisión de Asuntos Estatales del Senado de Texas en contra del proyecto de ley promovido por el senador republicano Charles Perry.

Sin embargo, la propuesta fue aprobada en esa comisión y posteriormente en el Senado, paso anterior a llegar a la Cámara de Representantes, dónde hoy se debatirá la SB4, que podría ser aprobada a altas horas de la madrugada.