El funcionario que se niega a abandonar a Donald Trump

300 de sus ex compañeros de Yale le exigieron al secretario del tesoro que renuncie por razones morales
Sigue a La Raza en Facebook
El funcionario que se niega a abandonar a Donald Trump
Donald Trump seguido del Secretario del Tesoro Steven T. Mnuchin

En momentos en que ser fiel al presidente Donald Trump se ha vuelto más difícil que nunca debido a sus erráticos comentarios tras los hechos de violencia en Charlottesville, Virginia, hay uno de sus funcionarios que a pesar de todo lo defiende a capa y espada.

El secretario del Tesoro Steven T. Mnuchin emitió un comunicado para rechazar la llamada de sus antiguos compañeros de clase en la prestigiosa universidad de Yale para que renuncie a la administración Trump.

Mnuchin, que es judío, dijo un una carta abierta que le parece “difícil de creer” que necesita defender al presidente tras sus controversiales comentarios en los que culpó a ambos lados y en los que dijo que entre los grupos de nazis y supremacistas blancos también había gente buena.

“Me siento obligado a explicarles que el Presidente de ninguna manera o forma, cree que neonazis y otros grupos de odio que avalan la violencia son equivalentes a los grupos que se manifiestan en formas pacíficas y legales”, dijo a pesar de las palabras del primer mandatario.

Para el funcionario encargado de defender la política monetaria del presidente, lo que pasa es que Trump está siendo injustamente acusado de apoyar a la intolerancia y el odio.

Diciendo que esta orgulloso de servir como secretario del Tesoro, Mnuchin se comprometió a continuar defendiendo la agenda de Trump al afirmar que “hay una gran oportunidad para simplificar las regulaciones, reformar los impuestos y generar millones de puestos de trabajo a través de un mayor crecimiento”.

300 ex compañeros de Mnuchin en la universidad de Yale publicaron en Internet una carta diciendo que el secretario del tesoro tenía una “obligación moral” para salir de la administración de Trump luego del escándalo por el tratamiento que el presidente le dio a los hechos en Charlottesville, Virginia la semana pasada.