¿Qué harías tú en el lugar de Rafael Márquez?

Para el futbolista y para su familia esta situación que hemos visto en los últimos días –independientemente si fuera o no encontrado culpable—debe ser bastante penosa, aflictiva y de un gran peso social y presión mediática
¿Qué harías tú en el lugar de Rafael Márquez?
Rafael Márquez

La verdad es que no me gustaría estar en sus zapatos, este asunto es algo muy delicado y podría tardar mucho tiempo en resolverse.

Para el futbolista y para su familia esta situación que hemos visto en los últimos días –independientemente si fuera o no encontrado culpable—debe ser bastante penosa, aflictiva y de un gran peso social y presión mediática.

De hecho, personalmente, me gustaría que al final el futbolista no resultara culpable, me agradaría que justificara realmente que voluntaria y conscientemente, en nada tuviera que ver con un narco, ni con lavado de dinero.

Para una persona influyente, con dinero y con una infinidad de contactos importantes, esta u otras situaciones similares, seguramente no les quita ni el sueño, y es que alguien influyente casi siempre tendrá de su lado a la justicia –o si no la justicia a muy buenos abogados— que hagan que la balanza se incline hacia ellos.

Pero que pasaría sí a una persona común y corriente le pasa algo por el estilo, vamos a suponer que el siguiente ejemplo es real, aunque no se trate de lavado de dinero, sino de algo más común de la vida diaria:

Qué tal que un día, una persona, vamos a decir que se llama Pedro, se encuentra trabajando en su negocio, es un mecánico y tiene su propio taller, y justo diez minutos antes de cerrar, llega una persona hasta su local y le notifica la demanda de divorcio de su esposa, donde resulta que le quieren quitar hasta el 50% de su patrimonio, la custodia de sus hijos y lo que puede significar hasta uno 40 o 50% de su negocio.
Posterior a ello y super enojado que se encuentra Pedro, decide ir a casa directamente para enfrentar a su esposa, pero por lo rápido y molesto que este se encuentra manejando, atropella a un peatón, en este supuesto de ficción –pues no es una historia real–, Pedro necesita urgentemente dos diferentes tipos de abogados, un abogado penalista o criminal urgentemente y otro abogado familiar para enfrentar su divorcio.

La verdad es que para una persona común, que no sea influyente, el día que enfrente algo similar al ejemplo anterior, o más aún un caso como el de Rafa Marquez, no encontrará la puerta, no sabrá a quién llamar, no sabrá ni siquiera por dónde comenzar y su mundo entero se puede venir abajo.

Por eso bien dicen que siempre hay que tener un buen médico de cabecera y el contacto con un buen despacho de abogados. Para los mexicanos les recomendamos www.elabogadoconsultor.com allí encontrarán orientación gratuita.