McConnell quiere que candidato conservador del Senado se aparte de la contienda en Alabama

Los republicanos no quieren perder el escaño por Alabama en el Senado, y les preocupa que el escándalo sexual de Roy Moore le ayude a los demócratas.
McConnell quiere que candidato conservador del Senado se aparte de la contienda en Alabama
Moore ha generado controversias en el pasado por su retórica incendiaria contra las minorías y contra los homosexuales.
Foto: EFE/Jim Lo Scalzo

WASHINGTON – El líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, instó este lunes al juez conservador Roy Moore, candidato para el escaño de Alabama en esa cámara legislativa, que se aparte de la contienda, ante temores de que el escándalo sexual que éste afronta también salpique al partido.

Preocupado por el balance del poder en el Senado, McConnell dijo a los periodistas en Kentucky que le cree a las cuatro mujeres que en los últimos días han revelado que fueron víctimas del acoso sexual de Moore cuando eran adolescentes.

“Yo le creo a las mujeres, sí”, afirmó McConnell, quien no descartó que el Partido Republicano busque a un candidato alternativo para colocar en las papeletas de votación en las elecciones especiales del próximo 12 de diciembre.

Una opción es que el partido apoye al senador republicano Luther Strange, que perdió la primaria contra Moore.

McConnell se sumó así al creciente coro de líderes republicanos de ambas cámaras del Congreso que presionan a Moore a que abandone la contienda por el escaño que dejó vacante en Alabama el actual fiscal general, Jeff Sessions.

La semana pasada, otros líderes republicanos, como el senador por Arizona, John McCain, también pidieron que Moore se aparte del camino. El asunto se ha convertido en una indeseada distracción de la agenda conservadora.

Moore ha sido jurado enemigo de McConnell y, además de negar las acusaciones, hoy replicó que el que tiene que irse es McConnell, a quien acusó de “fracasarle a los conservadores”.

Los comicios de noviembre de 2018 definirán la reconfiguración de toda la Cámara de Representantes y 33 de los 100 escaños del Senado. Los republicanos tienen el control del Senado por muy estrecho margen y no quieren dar ventaja a los demócratas.

Según un análisis de la página web “fivethirtyeight”, Moore afronta un “claro peligro electoral”, porque el escándalo le ha dado oxígeno a la candidatura de su rival demócrata, el exfiscal Doug Jones.

Los líderes locales y estatales republicanos, sin embargo, han hecho llamados urgentes a su base a que sigan apoyando a Moore por el escaño en Alabama, que no ha elegido a un demócrata en ese cargo en el Senado desde 1976.

Una victoria demócrata sería difícil pero no imposible, y Jones tendría que aumentar su apoyo en zonas rurales, en los condados con mayoría afroamericana, y en zonas urbanas, según ese análisis.

El presidente Donald Trump, que este año ha dado su apoyo a candidatos republicanos que han perdido las contiendas, ha guardado silencio sobre el escándalo que salpica a Moore.

Moore niega haber acosado o abusado sexualmente a cuatro mujeres entre 1977 y 1982.  Una de las mujeres, Leigh Corfman, dijo que fue abusada por Moore en 1979, cuando ella tenía 14 años de edad, y él, 32, según reveló la semana pasada el diario “The Washington Post”.

El artículo indicó que Moore la desvistió y manoseó, y la obligó a tocarlo sexualmente, en un estado donde la edad de sexo consensuado fue y sigue siendo los 16 años.

Se prevé que hoy mismo una quinta mujer acuse a Moore de conducta sexual indebida contra menores, según anunció la abogada de ésta, Gloria Allred.

Moore  ha sugerido que podría entablar una demanda contra “The Washington Post”.

En un programa de radio conservador de “Sean Hannity” el viernes pasado, Moore admitió que conocía a dos de las mujeres que lo acusan, pero aseguró que no era su “costumbre” tener citas con adolescentes.

En medio de este drama, el programa “Sean Hannity”  de Fox News ha perdido al menos cinco grandes anunciantes por salir en defensa del juez,  quien es objeto de burlas, ataques y acusaciones de ser “pederasta” en las redes sociales.

Ya antes del destape del escándalo sexual, Moore ha generado controversias en el pasado por su retórica incendiaria contra las minorías y contra los homosexuales.