La sombra de la “Legionella” acecha a Nueva York

Desinfectan de bacteria al histórico hotel Pennsylvania tras dos casos reportados
La sombra de la “Legionella” acecha a Nueva York
El sistema de suministro de agua caliente del hotel tuvo que ser desinfectado.
Foto: Mariela Lombard / El Diario NY

NUEVA YORK – Una pareja se disponía a disfrutar su deseada estancia en Manhattan, cuando debajo de la puerta de su habitación en el hotel Pennsylvania fue deslizada una notificación de que la administración del inmueble estaba en proceso para desinfectar el sistema de agua, debido a dos casos de la enfermedad del “Legionario”, que ha asolado a la Gran Manzana desde 2015.

La carta firmada por Demetre C. Daskalkis, subcomisionado de la División de Control de Enfermedades del Departamento de Salud de la ciudad de Nueva York, también brinda sugerencias sobre cómo utilizar el agua, lo cual espantó a la pareja.

“Creo que se trata de una bacteria que se activa con el vapor… Esto nos fastidió a todos, se armó un lío”, contó Mariel, quien a mediados de noviembre decidió hospedarse en otro hotel de mayor precio en Midtown, para disfrutar su visita de una semana a la ciudad. “Del hotel se fue mucha gente, pero es la misma que llega”.

En efecto, la “Legionella”es una bacteria que después del brote en El Bronx en 2015, cada año enferma entre 200 y 400  personas, confirmó Julien Martínez, vocero de la oficina a cargo de la comisionada Mary T. Basset.

“El Departamento de Salud está investigando dos casos de la enfermedad de los legionarios ocurridos entre septiembre de 2016 y septiembre de 2017 en The Hotel Pennsylvania en Midtown, Manhattan”, afirmó el vocero vía corre electrónico. “Ambos pacientes tenían más de 60 años y se recuperaron”.

El funcionario agregó que el Departamento de Salud hizo pruebas en la red de plomería del hotel para buscar la bacteria y la encontró en el suministro de agua caliente, por lo que procedió a la desinfección, contó Martinez, cuyo reporte coincide con la “Notificación a los huéspedes de el Hotel Pennsylvania”. Es el primer caso que se reporta en un hotel de esta fama y nivel en la ciudad.

“El Departamento de Salud de Nueva York está trabajando con la administración del hotel para tratar el agua… porque dos huéspedes se han reportado enfermos con la enfermedad del ‘Legionario’ ocurridas en los últimos 12 meses”, indica el documento firmado por Daskalkis. “El riesgo de enfermarse por el suministro de agua del inmueble es muy bajo, especialmente para personas sanas”.

Se agregó que un posible riesgo es para personas mayores de 50 años, que padezcan alguna enfermedad pulmonar, sean fumadoras o tengan un sistema inmune delicado, pero Mariel y su esposo prefirieron no correr riesgos de enfermar de esta especie de pulmonía.

Durante un par de visitas al hotel abierto en 1909, se constató que los huéspedes se registran y no son informados de inmediato del proceso, por lo que, como contó Mariel, se les desliza la carta con los detalles una vez estando en la habitación.

En la segunda visita se pidió una postura oficial de la administración del inmueble cuya entrada principal está en la Séptima Avenida, entre las calles 33 y 34. Un asesor de los huéspedes sólo confirmó: “No puedo hablar sobre ese tema, debe platicarlo con mi superior” y entregó una tarjeta donde aparece el número de reservaciones del hotel, en la cual escribió el nombre de Alfrdo (Alfredo) Imoa. No fue posible contactar al responsable vía telefónica y ninguno de los tres correos electrónicos enviados con preguntas específicas fue respondido.

Salvo el “susto” de Mariel y su esposo disfrutaron su semana en la ciudad en un hotel cerca de Times Square, pero su curiosidad le hizo revisar mayor información. “Creo que el problema ya ha sido recurrente acá y han muerto personas”, contó sobre esa certeza.

Martinez aseguró que los casos en el hotel “no representan un brote de la enfermedad”, como aquellos reportados en El Bronx hace casi tres años, cuando murieron 12 personas y más de 120 resultaron infectadas.

En agosto de este año en Flushing, Queens, se dio un nuevo brote con dos casos reportados en el complejo de vivienda pública Latimer Gardens en Flushing, propiedad de la Autoridad de Vivienda de la Ciudad de Nueva York (NYCHA). El número de personas enfermas aumentó a 15 a finales de octubre.

El 29 de noviembre, Martinez afirmó que el “Departamento de Salud había probado el agua del hotel y (los administradores) han concluido la instalación de un sistema de ionización de cobre y plata para desinfectar el suministro del líquido”.

Debido a la temporada vacacional de diciembre, en una ciudad que en 2016 recibió 60.5 millones de turistas -47.8 millones de visitantes domésticos y 12.7 internacionales, según el gobierno-,  se cuestionó sobre el número de hoteles afectados por la bacteria, pero el portavoz dijo que se desconoce esa información.

“No tenemos una base de datos de todos los edificios que dieron positivo para la enfermedad de los legionarios”, informó. “La bacteria, ‘Legionella’, es común en cuerpos de agua calientes. Hacemos un seguimiento de los casos de personas reportadas, investigamos y notificamos al público cuando es necesario“.

En la página TripAdvisor se destacan los precios y ubicación del icónico hotel neoyorquino, pero un usuario alertó sobre la notificación de la autoridad, debido la presencia de la bacteria.

“Esto no es aceptable para un hotel en Manhattan”, escribió huésped en un mensaje de hace un par de semanas, generando una veintena de reacciones. “El hotel debería ser evacuado y sólo sugirieron a los huéspedes no ducharse”.

Sugerencias sobre la bacteria

La enfermedad del “Legionario” no es contagiosa y se puede tratar fácilmente con antibióticos, pero hay que tomar precauciones, ya que puede ser fata.

  • Las personas contraen la enfermedad al respirar el vapor de agua que contiene la bacteria.
  • Quienes están en riesgo, como personas mayores, fumadores y aquellos con sistemas inmunológicos débiles, deben tomar especiales precauciones.
  • Los grupos de mayor riesgo son las personas de 50 años o más (especialmente si fuman cigarrillos), personas con enfermedades pulmonares crónicas y personas con sistemas inmunes débiles.
  • El agua potable en el edificio es segura para consumir.
  • Los adultos con síntomas gripales, fiebre, tos o dificultad para respirar deben buscar atención médica inmediata.
  • En el caso de los hoteles, se notifica a los huéspedes cuando hay dos o más casos reportados en un periodo de 12 meses y se identifica la bacteria Legionella en el sistema de agua del edificio.

Aquí la carta que fue entregada en las habitaciones del hotel.