Viral: El oso polar que hizo llorar a los documentalistas en Canadá

El video parte el corazón
Viral: El oso polar que hizo llorar a los documentalistas en Canadá
Un oso polar después de un baño en el Mar de Chukchi. Dominio público USGS

El grupo de conservación Sea Legacy grabó las dramáticas horas finales de un oso polar extremadamente delgado. Las imágenes, filmadas este verano en el Ártico canadiense, fueron compartidas por el fotógrafo Paul Nicklen en su cuenta de Instagram, y rápidamente se viralizaron en todo el mundo.

My entire @Sea_Legacy team was pushing through their tears and emotions while documenting this dying polar bear. It’s a soul-crushing scene that still haunts me, but I know we need to share both the beautiful and the heartbreaking if we are going to break down the walls of apathy. This is what starvation looks like. The muscles atrophy. No energy. It’s a slow, painful death. When scientists say polar bears will be extinct in the next 100 years, I think of the global population of 25,000 bears dying in this manner. There is no band aid solution. There was no saving this individual bear. People think that we can put platforms in the ocean or we can feed the odd starving bear. The simple truth is this—if the Earth continues to warm, we will lose bears and entire polar ecosystems. This large male bear was not old, and he certainly died within hours or days of this moment. But there are solutions. We must reduce our carbon footprint, eat the right food, stop cutting down our forests, and begin putting the Earth—our home—first. Please join us at @sea_legacy as we search for and implement solutions for the oceans and the animals that rely on them—including us humans. Thank you your support in keeping my @sea_legacy team in the field. With @CristinaMittermeier #turningthetide with @Sea_Legacy #bethechange #nature #naturelovers This video is exclusively managed by Caters News. To license or use in a commercial player please contact info@catersnews.com or call +44 121 616 1100 / +1 646 380 1615”

A post shared by Paul Nicklen (@paulnicklen) on

En la grabación se observa al animal buscando infructuosamente comida en botes de basura abandonados en la desértica e inhóspita isla de Baffin, en el noreste de Canadá.

Nicklen estaba acostumbrado a ver osos salvajes, pues creció en el extremo norte de Canadá, pero nada podría haberlo preparado para esa imagen. “Nos quedamos allí llorando, filmando con lágrimas rodando por nuestras mejillas”, dijo a National Geographic.

El fotógrafo dijo que quería intervenir pero que no podía hacerlo sin una pistola tranquilizadora o suficiente carne de animales con alto contenido de grasa. Además, en Canadá está prohibido dar de comer a los osos.

Oso polar. Por Alan Wilson via Wikimedia Commons

“Todo mi equipo de @Sea_Legacy estaba conteniendo sus lágrimas y emociones mientras documentaba a este oso polar moribundo. Es una escena aplastante que todavía me atormenta, pero sé que debemos compartir lo bello y lo desgarrador si vamos a derribar las paredes de la apatía. Esto es como se ve el hambre. Los músculos se atrofian. Sin energía. Es una muerte lenta y dolorosa. Cuando los científicos dicen que los osos polares se extinguirán en los próximos 100 años, pienso en la población mundial de 25,000 osos muriendo de esta manera. No hay una solución de ayuda de banda. No hubo salvación para este oso individual. La gente piensa que podemos poner plataformas en el océano o podemos alimentar a un oso muerto de hambre. La simple verdad es esta: si la Tierra continúa calentándose, perderemos osos y ecosistemas polares enteros”, manifestó Nicklen.

El video causó revuelo en las redes sociales, donde varios usuarios expresaron su descontento con el modo en que el ser humano trata la naturaleza. “Este video es desgarrador. Los humanos debemos repensar lo que estamos haciendo en esta Tierra increíblemente hermosa. Si seguimos así, todo estará perdido”, escribió @Lisatbraam.

Otro usuario de Instagram, @walentin_stagram, escribió que “es tan difícil de entender que nosotros, como humanos, somos capaces de muchas cosas pero no de ocuparnos de este planeta”.

Te puede interesar:

Algunos atacaron al equipo que grabó la desgarradora escena por no ayudar al animal.

Respondiendo a las críticas, Nicklen ha explicado que se vieron obligados a elegir entre salvar a un solo oso o informar al mundo sobre el dolor y el sufrimiento de los 25,000 osos polares que enfrentarán su extinción dentro de los próximos 100 años, debido al cambio climático.