Metal que llegó a nuestro planeta por un asteroide que extinguió a los dinosaurios podría ser la cura contra el cáncer

Aunque la investigación está en una etapa muy temprana, se esperan resultados esperanzadores en los ensayos preclínicos

Metales que llegaron desde el espacio.

Metales que llegaron desde el espacio. Crédito: Pixabay

Este metal tan peculiar se encontró en el meteoro que destruyó a los dinosaurios, pero ahora, podría usarse para curar el cáncer, según una nueva investigación.

El metal, conocido como iridio, es uno de los elementos más raros del mundo. Los experimentos muestran que penetra en el núcleo de las células cancerosas al enganchar la albúmina, la proteína de la sangre. Después de inyectar el metal en el núcleo de las células cancerosas, el material puede ser explotado con un rayo láser para producir una forma venenosa de oxígeno que es mortal para las células tumorales e inofensivo para las sanas.

Este tratamiento, conocido como terapia fotodinámica, activa el metal para matar las células cancerosas a través de la oxidación, donde el propio oxígeno de las células se convierte en una forma letal. Más importante aún, el tejido sano no se ve afectado.

Los científicos británicos dicen que podría revolucionar el tratamiento de los cánceres más letales de la enfermedad. El profesor Peter Sadler, del departamento de química de la Universidad de Warwick, dijo en entrevista según the Good Network: “Es sorprendente que esta gran proteína pueda penetrar en las células cancerosas y administrar iridio, lo que puede matarlos de forma selectiva con la luz visible”.

“Si esta tecnología se puede traducir a la clínica, podría ser eficaz contra los cánceres resistentes y reducir los efectos secundarios de la quimioterapia”.

Según explicó el investigador, el iridio se puede aplicar localmente y en dosis más pequeñas. Su equipo internacional utilizó un revestimiento orgánico especial para conectar el iridio a la albúmina, lo que hizo que brillara con mucha intensidad. Bajo microscopios potentes, rastrearon su paso a tumores de cáncer de pulmón que crecieron en el laboratorio y encontraron que el proceso había destruido los crecimientos.

El siguiente paso para el tratamiento son los ensayos preclínicos en animales.

La terapia fotodinámica se basa en compuestos químicos llamados fotosensibilizadores que producen especies oxidantes cuando se encienden mediante láseres. Ya se está utilizando para tratar una variedad de cánceres comunes, incluidos los de la piel, los senos y los pulmones.

El estudio publicado en Angewandte Chemie International Edition encontró que el compuesto a base de iridio es un excelente fotosensibilizador.

Además, la albúmina fue capaz de administrarla directamente en el núcleo de las células cancerosas, que contiene todo el material genético del cáncer.

Con el cáncer volviéndose resistente a ciertos tratamientos, es crucial encontrar otros métodos como este. Además, este metal platino ya se usa en más de la mitad de las quimioterapias contra el cáncer.

Aunque el iridio se puede encontrar en lo profundo de la corteza terrestre, se encuentra más comúnmente en meteoritos y asteroides, como la enorme roca espacial de siete millas de ancho que aterrizó hace 66 millones de años, matando al 70% de las especies vivas, incluidos los dinosaurios.

En esta nota

Cancer cura dinosaurios eliminacion Metal radiacion

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema
Contenido Patrocinado
Enlaces patrocinados por Outbrain