¿Cómo puedo evitar que a mis hijos les dé otitis?

La otitis es una infección muy frecuente en los niños, por lo que hay que tomar medidas especiales contra ella
¿Cómo puedo evitar que a mis hijos les dé otitis?
Foto: shutterstock

La otitis es una infección que afecta la capacidad auditiva. Y los niños son especialmente susceptibles a contraerla, por lo que aquí te decimos qué hacer para prevenirla y tratarla.

¿Por qué la otitis es tan frecuente en los infantes?

Hay dos razones fundamentales por las cuales la otitis es una condición en la cual los niños pueden reincidir varias veces al año.

La primera de ella es anatómica. La comunicación entre el oído medio y la faringe es más estrecha, su posición es más horizontal y corta, lo que favorece a las secreciones que se acumulen en esa parte del cuerpo.

Además, si ocurre otro proceso obstructivo como adenoides o amígdalas de gran tamaño, el acúmulo de moco será casi imposible de drenar.

La segunda razón es el número de infecciones de vías respiratorias altas que puede tener un bebé o un niño de 1 año.

Prevención

Las normas de higiene y su cumplimiento tienen un rol preponderante al momento de prevenir la otitis. Dos medidas importantes son el lavado de manos, e impedir que los niños sanos entren en contacto con niños resfriados.

Es necesario también que el ambiente donde se desenvuelva el niño esté libre de tabaco. De este modo, evitarás lesiones en la mucosa respiratoria.

Otitis
Foto: Pixabay

Tratamiento

Qué tu hijo sea infectado con otitis no es el fin del mundo, ni nada por el estilo. Es importante que conserves la calma y siempre sepas qué procede a continuación. Hay dos tratamientos para la otitis, uno para los síntomas y otro para las causas.

  • Para tratar los síntomas, la primera opción deben ser la analgesia y los medicamentos antiinflamatorios.
  • Para abordar las causas, el pediatra puede recetar un tratamiento antibiótico. Es los niños más pequeños, el tratamiento es recetado prácticamente siempre, cosa que no ocurre con los más grandes.

Tu médico pediatra te guiará, según el caso particular de tu hijo.