¿Por qué ocurren los espasmos infantiles?

Los espasmos infantiles ocurren por lapsos de tiempo muy cortos
¿Por qué ocurren los espasmos infantiles?
Foto: Shutterstock

Los espasmos infantiles constituyen circunstancias difíciles para los niños y padres, pero que exigen una respuesta oportuna en orden de que la salud de los niños no esté más comprometida.

Causa de los espasmos infantiles

Indica Kid’s Health que las causas de los espasmos infantiles pueden ser malformaciones o lesiones cerebrales, infecciones, o vasos sanguíneos anormales en el cerebro. Los espasmos infantiles pueden aparecer también en bebés con ciertos trastornos metabólicos y genéticos.

A veces no es posible identificar la causa de los espasmos infantiles, no obstante, existe una vinculación cada vez más sólida entre los espasmos infantiles y mutaciones genéticas.

Diagnóstico de los espasmos infantiles

Entre las pruebas que se realizan para diagnosticar los espasmos infantiles se encuentra el análisis de sangre y de orina, que están orientados a detectar enfermedades o infecciones que hayan ocasionado los espasmos en primer lugar.

Suelen realizarse encefalogramas para visualizar las ondas cerebrales y la actividad eléctrica del cerebro. Este procedimiento puede detectar la hipsarritmia, una anomalía que puede confirmar el diagnóstico, pero que no está presente en todos los niños con espasmos infantiles.

Suelen emplearse técnicas de diagnóstico por imagen para ver el cerebro por dentro. Entre estas técnicas están: RM, TAC, y el escáner TEP/RM.

Rasgos de los espasmos infantiles

La duración de los espasmos infantiles dificulta su visualización e identificación, no suelen superar los dos segundos. Sin embargo, es posible que ocurran seguidamente en conjuntos que se extiendan hasta 5 minutos como máximo, lo que facilita identificarlos como tales.

Un bebé con espasmos infantiles puede tener la cabeza hacia adelante mientras tiene los brazos extendidos hacia afuera y las piernas estiradas y pegadas al suelo. Otra postura posible es la cabeza orientada hacia atrás mientras los brazos y piernas están estirados.

Todo padre y madre debe tener conocimiento sobre los espasmos infantiles en caso de que ocurran, para así no ser presas del pánico y la inacción, una situación que no favorecerá a su hijo de ninguna manera.