¿Cada cuánto tiempo debo hacerme una exfoliación en el rostro y qué productos puedo usar?

Las exfoliaciones te ayudarán a mantener tu piel libre de acné e impurezas.
¿Cada cuánto tiempo debo hacerme una exfoliación en el rostro y qué productos puedo usar?
Foto: shutterstock

Normalmente, cuando revisamos los pasos o componentes de una rutina de belleza para la piel de nuestro rostro, los productos exfoliantes siempre son una parte importante para mantener nuestro cutis libre de impurezas. Esto se debe a que, aunque nuestra piel tiene un sistema propio que le permite liberar las células muertas cada cierto tiempo, hay ocasiones en las que necesita un poco de ayuda extra por factores de estrés o por la alta contaminación de nuestro ambiente y entorno. 

Es aquí cuando aparecen los múltiples beneficios de una buena exfoliación, que además de asegurar la regeneración epidérmica, también elimina las células muertas y acelera la producción de colágeno para que tu rostro recupere su apariencia juvenil. De igual forma, limpia los poros para que la dermis logre absorber todos los nutrientes y la humedad necesaria para que se mantenga revitalizada y sin las molestas apariciones de espinillas o puntos negros.

Ahora, si te preguntas cada cuánto tiempo debes someter tu piel a este proceso, la respuesta más común es que depende del tipo de piel que tengas. Pero lo que debes saber es que si tienes el cutis seco, debes exfoliar una vez a la semana. Si eres de piel sensible, lo recomendable es que sea cada diez días; y si tu problema es que tu piel es grasa y propensa al acné, puedes pasar por este proceso hasta dos veces por semana. Aunque si no es ninguna de las anteriores sino que tienes la dermis muy fina, lo ideal que la apliques cada quince días para que no sufra daños.

Y más allá de las características de tu cutis, lo necesario es que completes tu rutina de limpieza, protección e hidratación luego de la exfoliación para que la dermis se pueda renovar apropiadamente. Y para que puedas tomar la decisión adecuada en pro de tus necesidades y características específicas, aquí te recomendamos algunas opciones de productos con los que podrás exfoliar tu piel con regularidad y sin maltratarla. 

1. Exfoliante natural con carbón activado

Este exfoliante de carbón del Mar Muerto está combinado con sales y aceites que activan las células madres y el colágeno para que la piel luzca tersa y rejuvenecida. Además, contiene aloe vera, aceite de jojoba, aceite de coco y espinacas, ingredientes esenciales para reducir los puntos negros, las espinillas y la celulitis.

Nuestro cutis está expuesto constantemente a contaminantes, químicos y bacterias; es por eso que este exfoliante actúa como un imán para absorber los aceites y la suciedad de tu piel para evitar que tu cuerpo se vea afectado por los químicos dañinos que se acumulan en la dermis; también minimiza los poros, humecta la piel y evita la irritación. Puedes usar un cepillo corporal para aumentar la circulación, y así dejarla radiante y con una sensación refrescante.

2. Cepillo exfoliante multiusos

Este cepillo es ideal para darle una exfoliación profunda a tu piel, mientras que también funciona para eliminar vellos encarnados o para aliviar la irritación después de depilarte. Está hecho de plástico ABS y tiene un diseño compacto con un mango posterior y con cerdas de silicona que son seguras para usar sobre cualquier tipo de piel.

Para usarlo primero tienes que acondicionar el área del cuerpo a tratar con agua tibia por más de cinco minutos para que los poros se abran, esto garantizará mejores resultados al momento de la exfoliación o la eliminación de los vellos antiestéticos pasándolo sobre la piel en movimientos circulares.

También es un cepillo utilizado por hombres y mujeres por igual como masajeador corporal para reducir la celulitis, acelerar la circulación sanguínea y mejorar el aspecto de tu piel. Lo importante es que la utilices una vez al día con una frecuencia adecuada a tus necesidades.

3. Cepillo eléctrico giratorio con crema exfoliante

La crema exfoliante tiene una fórmula avanzada que contiene ingredientes de péptidos y pro-retinol, que brindan soluciones que son esenciales para el cuidado de la piel, para atacar el envejecimiento y brindarle a tu cutis un aspecto mucho más saludable. Además, el paquete también incluye un cepillo de limpieza resistente al agua, un cabezal de limpieza y dos baterías AA.

Es resistente al agua, así que lo puedes usar con comodidad mientras te duchas. Solo tienes que humedecer la piel del rostro antes de usar y moverlo suavemente durante un tiempo de 60 segundos para que logres que su función giratoria con dos velocidades limpie y exfolie suavemente la piel a diario, lo que te brindará una sensación de frescura y suavidad.

Así mismo, cuenta con un sistema de limpieza que elimina hasta el maquillaje más difícil, al tiempo que maximiza la hidratación de la piel debido a que activa los humectantes anti envejecimiento. Solo tienes que reemplazar el cabezal cada tres meses para asegurar que no se acumulen restos o suciedad en él y así obtengas los mejores resultados.

4. Exfoliante con sal del Himalaya

Este exfoliante con sal del Himalaya crea una textura suave muy popular debido a los múltiples aportes a la salud general de la piel. Y como un extra especial de la fórmula, también te brinda los beneficios de los aceites naturales de argán, jojoba y almendra dulce, que brindan nutrientes y minerales para trabajar juntos en desintoxicar, eliminar las células muertas e hidratar para que luzcas una piel suave.

Este exfoliante con sal mejora significativamente la textura y el tono de la piel; ayuda a reducir la apariencia de celulitis y mejora su apariencia. Es un producto esencial si sufres de problemas circulatorios o de presión arterial; para combatir la retención de líquidos y purgar el cuerpo de las vibraciones negativas; también te relaja y elimina la tensión al tiempo que rejuvenece las células.

Para aplicar este y cualquier otro exfoliante a tu rostro de forma adecuada, debes iniciar el proceso de limpieza de tu rostro eliminando cualquier rastro de maquillaje o suciedad de tu cutis, para lo que puedes usar un desmaquillante especial para tu tipo de piel, agua micelar o un jabón neutro. Luego aplicas un tónico o astringente para preparar los poros y posteriormente aplicas el exfoliante; enjuagas tu piel con abundante agua y culminas el proceso aplicando una crema humectante o anti arrugas según tu preferencia y un buen contorno de ojos.

También te puede interesar: Los 5 mejores exfoliantes naturales para eliminar las impurezas de tu rostro.